Local

El homicida de Almería denunció la agresión de un familiar de las víctimas

José Antonio Z. G. ya fue dado de alta del hospital en el que se encontraba por contusiones y permanece ahora en la Comandancia de la Guardia Civil alejado del lugar de los hechos.

el 27 jul 2011 / 20:26 h.

TAGS:

La Guardia Civil tiene activado un dispositivo preventivo en la zona para evitar represalias de la familia de las víctimas

José Antonio Z. G., autor confeso del triple homicidio de Palomares (Almería), se entregó la noche del martes en el cuartel de la Guardia Civil de Cuevas del Almanzora, aunque poco tiempo más permaneció en el municipio. La alarma ante posibles altercados y la necesidad de asistencia médica se conjugaron para su rápido traslado a la capital.

Entre la 1 y las 2 de la madrugada, el homicida ingresó en el Complejo Hospitalario de Torrecárdenas fuertemente escoltado por efectivos de la Benemérita. Su parte médico mostraba multiples contusiones y una llamativa lesión en el rostro, una herida abierta en la nariz fruto presuntamente de un mordisco.

Según fuentes del caso, estas lesiones se produjeron durante un enfrentamiento previo a los disparos. El detenido y algún miembro de la familia de los fallecidos se enzarzaron en una pelea en las inmediaciones de la vivienda del primero. Según confirmó el Subdelegado del Gobierno en Almería, Andrés Heras, José Antonio Z. G. presentó el pasado día 21 de julio una denuncia por agresiones. Todo apunta a que el enfrentamiento del martes deviene precisamente de esta denuncia ante la Guardia Civil.

El presunto homicida resultó herido y cogió entonces un rifle del calibre 22, frecuente entre los aficionados a la caza. No hay confirmación oficial sobre el tiempo que transcurrió entre la riña y los disparos, aunque, sin duda, será un elemento fundamental para articular las acusaciones en el futuro procedimiento judicial. En cualquier caso, todavía con las heridas ‘calientes', José Antonio Z. G. se presentó en la vivienda de la calle Pedro Mula de Palomares y tras una breve trifulca acabó con la vida de J. S. T. y F. C. S. F., matrimonio de 46 y 42 años, y de su hijo C. S. S. de 25. Las llamadas recibidas por el servicio de Emergencias 112 Andalucía sitúan este momento de los sucesos a las 21.07 horas del martes.

Alta y declaración.

El subdelegado del Gobierno ha desvinculado los hechos de la denuncia por robo presentada por el detenido en 2008. Además, la familia de los fallecidos no pertenece a un asentamiento gitano de Palomares, como apuntaban inicialmente algunas fuentes, sino que estaban establecidos en una zona residencial de la pedanía.

Tras recibir asistencia médica (visitas de otorrino y especialista maxilofacial) en el área de Urgencias de Torrecárdenas, José Antonio Z. G. recibió el alta el mediodía de ayer y quedó custodiado en los calabozos de la Comandancia de Almería, donde se esperaba su primera declaración formal sobre lo sucedido ante la Policía Judicial.

Mientras, los cadáveres se encuentran en el Instituto de Medicina Legal de Almería. El caso queda a cargo del Juzgado de Instrucción número Tres de Vera. Los fallecidos, de etnia gitana, recibirán sepultura en Sorbas, municipio de donde eran originarios.

  • 1