Local

El hospital aprueba con nota su primer año de funcionamiento

El Centro Hospitalario de Alta Resolución (CHAR) de Utrera cumplió ayer su primer aniversario. Hace un año abrió sus puertas respondiendo a un nuevo modelo sanitario que está implantando la Consejería.

el 14 sep 2009 / 20:28 h.

TAGS:

El Centro Hospitalario de Alta Resolución (CHAR) de Utrera cumplió ayer su primer aniversario. Hace un año abrió sus puertas respondiendo a un nuevo modelo sanitario que está implantando la Consejería de Salud para una mayor fluidez y que gestiona la Empresa Pública Sanitaria del Bajo Guadalquivir.

Por ello, el delegado provincial de Salud, Francisco Javier Cuberta, el gerente de la empresa pública, Manuel Huerta, y la directora del hospital, Isabel Hernández, ofrecieron ayer un balance "extraordinariamente positivo". Eso, según subrayaron, "teniendo en cuenta que la empresa pública que gestiona el CHAR comenzó su andadura con este hospital hace también un año".

El delegado provincial destacó que con este tipo de complejos se propone sobre todo "la cercanía de los servicios de alta calidad a los ciudadanos y con el hospital de Utrera estamos consiguiendo una atención más directa con una gran capacidad de resolución en el denominado acto único".

Sobre el diagnóstico del usuario en el acto único incidió especialmente la directora del CHAR: "El objetivo es que el paciente sepa en el mismo día su problema de salud, que se le realicen las pruebas necesarias y que se le recete el tratamiento a seguir, es decir, lo que es un hospital de proximidad".

Por su parte, el gerente de la empresa pública incidió en que, durante este primer año, el hospital ha consolidado su posición social como institución. "Estamos garantizando la gestión integral, se ha completado la cartera de servicios y los objetivos asistenciales y se ha creado empleo con una plantilla de 157 profesionales", desglosó.

Uno de los objetivos ahora es mejorar "la comunicación con los pacientes para que conozcan la filosofía del CHAR, de ahí que se produzcan algunas reclamaciones, que han disminuido considerablemente", según reconocieron sus responsables. Las más frecuentes son la tardanza del servicio de urgencias y la falta de un pediatra de urgencias.

Las urgencias se clasifican en cinco niveles de gravedad y lo primero que se hace es un contacto inmediato con el paciente para comprender su patología, con objeto de priorizar la respuesta al usuario, pues se le recibe en función de su gravedad y no por orden de llegada. Esto es lo que a veces puede provocar que un enfermo tenga que esperar hasta dos horas en urgencias, "pero ocurre porque por delante de esa persona hay otras más graves", según continuaron en el balance. En cualquier caso, el tiempo medio de cada atención es de 85 minutos desde que el paciente es recibido hasta que es dado de alta.

En cuanto a la falta de un pediatra de urgencias, recordaron que la atención que se dispensa aquí es "generalista, por médicos especializados, y disponer de un profesional de este tipo no forma parte del modelo del CHAR". En cualquier caso, insistieron en que los padres pueden estar tranquilos de la atención que prestan los actuales facultativos.

  • 1