El hospital de Osuna implanta un sistema para ahorrar costes de climatización

Las mejoras permitirán una reducción de las emisiones de CO2 a la atmósfera y bajar la factura eléctrica en 121.000 euros al año.

el 19 feb 2015 / 14:06 h.

hospital-osuna El Hospital 'La Merced' de Osuna, centro del Servicio Andaluz de Salud, está en proceso de instalación de un nuevo sistema que permite la producción simultánea de energía térmica para agua caliente sanitaria en invierno y climatización en verano. Se trata de una planta de trigeneración que consume gas natural y termosolar y está preparada para funcionar con gasóleo. Según ha informado la Junta en una nota de prensa, esto supondrá un ahorro anual de 121.000 euros sobre el sistema existente hasta ahora. Cofinanciada por los fondos Feder, la inversión es de 1,4 millones de euros y se realiza mediante un acuerdo del SAS con la Agencia Andaluza de la Energía. Las obras de mejora, que finalizarán en abril, suponen el cambio de todo el sistema de suministro de agua caliente y climatización, con la sustitución de las calderas. El equipo de cogeneración consumirá gas natural y producirá tanto energía eléctrica, como energía térmica, en forma de agua caliente. Una unidad de absorción permitirá utilizar el agua caliente tanto para calefacción en invierno como para climatización en verano. Además de la caldera de gas natural, el hospital dispone de 60 placas solares, con una superficie total de 150 metros cuadrados, que son utilizadas como complemento de aporte de energía al sistema. La tecnología permite usar una turbina que quema gas natural y genera electricidad. El calor de la combustión se usa luego para suministrar vapor para el proceso industrial, así como agua caliente sanitaria y calefacción y frío para el hospital. La trigeneración reduce fuertemente las emisiones de CO2, con el consiguiente ahorro en derechos de emisión para el país. Además, la trigeneración es menos contaminante tanto por su mayor eficiencia energética como porque va asociada a combustibles más limpios, puesto que sustituye los derivados del petróleo. También hay que destacar los beneficios derivados de la reducción de la dependencia energética, que implican no depender de la compañía suministradora de electricidad y tener acceso a una mayor calidad del servicio al eliminar fallas y apagones, de variaciones de voltaje y frecuencia, etcétera. Esto último redunda en mayor seguridad del paciente, tanto ante posibles cortes energéticos en actos quirúrgicos y hospitalarios, como para garantizar una mayor optimización del rendimiento de la calefacción y del agua caliente sanitaria.  

  • 1