Local

El Hospital Virgen del Rocío prescribe cada año 1.200 tratamientos de oxigenoterapia a domicilio

el 19 dic 2012 / 14:19 h.

TAGS:

El Hospital Universitario Virgen del Rocío de Sevilla prescribe  cada año unos 1.200 tratamientos de oxigenoterapia a domicilio, una  terapia que ayuda al paciente en su adaptación en casa a su nueva  realidad y que es financiada en la actualidad al cien por cien por la  sanidad pública.

Así se ha puesto de manifiesto este miércoles en una jornada sobre  usos, precauciones y consejos de la oxigenoterapia a domicilio en la  que han participado profesionales de la Unidad Médico-Quirúrgica de  Enfermedades Respiratorias de este hospital y 40 pacientes.

El oxígeno es un 'medicamento' que estos especialistas prescriben  cada año a más de un millar de personas que padecen patologías o  trastornos que dificultan la llegada de este gas a todos los órganos  (corazón, cerebro y pulmones), lo que termina dañando sus tejidos y  sus funciones.

La terapia consiste en la administración de oxígeno a  concentraciones superiores a las del aire ambiente (un 21%),  necesitando el paciente este tratamiento durante al menos 16 horas al  día, aunque se pueden intercalar con periodos de interrupción  controlados de un máximo de dos horas.

Si cumplen estas pautas, los beneficios que describen son una  mejor capacidad para realizar ejercicio físico o las actividades de  la vida diaria, se optimizan las horas de sueño, la memoria y puede  llegar a reducir la hospitalización. "Pero lo más importante es que  la oxigenoterapia aumenta la supervivencia en este tipo de  pacientes", ha explicado al respecto el director de esta Unidad  Médico-Quirúrgica, Francisco Ortega.

DUDAS MAS FRECUENTES

La incomodidad de tener que estar utilizando estas máquinas que  suministran el gas, poco estéticas y algo pesadas según el modelo, y  el miedo al rechazo de los demás por usarlas en público han sido las  principales dudas que manifiestan los pacientes a su médico en  consulta, junto a si el oxígeno es adictivo o si deteriora más que  beneficia al organismo.

La mayoría de ellos utilizan estos equipos de manera crónica. Por  ello, estos dispositivos han ido evolucionando para adaptarse a las  necesidades de sus usuarios. Así, existen botellas de gas comprimido,  concentradores de oxígenos fijos y portátiles, y depósitos de oxígeno  líquido fijos y portátiles para llevar en mochilas.

  • 1