Local

El hotel Barceló solicita otro cambio en el PGOU para su ampliación

Tras el primer contacto con el Ayuntamiento, la negociación empezará en septiembre

el 20 jul 2011 / 19:24 h.

TAGS:

La lista de peticiones para cambiar el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU) sigue creciendo. A Ikea le siguen Altadis, los clubes de fútbol de la ciudad, Primark para instalarse en la Gavidia, Isla Mágica y también el Grupo Barceló, que pretende ampliar su hotel Renacimiento en la Isla de la Cartuja.


Eso sí, la modificación del PGOU que requiere el grupo hotelero no tiene nada que ver con la petición de Ikea y surge a raíz de un error en el propio Plan.


Las negociaciones con el anterior gobierno municipal estaban muy avanzadas, aunque no llegaron a materializarse en un convenio. Por eso los responsables del hotel ya han contactado con el equipo del nuevo alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), para retomar las conversaciones con el Ayuntamiento. Algo que harán, según acordaron, en la primera semana de septiembre. Así lo explicó ayer a esta redacción el director del Barceló Renacimiento, Sebastián González.


El responsable del hotel afirmó que ya plantearon su petición a Zoido cuando estaba en la oposición y que fue muy receptivo. ¿Y por qué necesitan un cambio en el PGOU para su ampliación? Porque el Consistorio no la aceptará sin subsanar un error en el Plan General, que le concede al hotel el doble de la edificabilidad posible. "Es un error de cifras, nada más", según González.


Por este motivo el hotel accede a rebajar su edificabilidad, pero tiene que concretar con Urbanismo con cuántos metros cuadrados se quedará. "Negociaremos para ver en qué punto lo dejamos", afirmó el director del hotel. A cambio, el Grupo Barceló se compromete a aportar cinco millones de euros para financiar un nuevo puente en la Cartuja (prolongación de la calle José Díaz) y el Consistorio a mejorar los accesos, a través, por ejemplo, de rotondas que regulen el tráfico que soportará el nuevo puente. Isla Mágica pagaría los otros cinco millones necesarios para hacer el puente a cambio de aprobarse también su modificación en el PGOU para levantar una gran superficie comercial y de ocio frente al Teatro Central.


Con todo, el anterior Gobierno municipal no presentó a Isla Mágica ni al Grupo Barceló un proyecto para el puente, sobre todo por sus discrepancias con la Junta de Andalucía, que aún no había admitido la alegación para que el Metro pase en un futuro bajo el río por ese mismo punto.


Ante la falta de concreción en el proyecto, Isla Mágica y el hotel no llegaron a firmar el convenio anunciado por el anterior alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, aunque se anunció que lo harían.


Lo que sí es cierto es que el PGOU debe modificarse para que tanto el Hotel Renacimiento como Isla Mágica desarrollen sus planes de expansión.


Precisamente ayer, el comité de empresa del parque recordó que es necesario "garantizar el futuro" de la empresa y el de los puestos de trabajos asociados al negocio.
La presidenta del comité de empresa de Isla Mágica, Ana Pérez Luna (UGT), afirmó a Europa Press que los representantes de la plantilla son conscientes de las "negociaciones" emprendidas por los gestores del parque para buscar "inversores" e incluso recordó que la localización de nuevos socios inversores es un objetivo histórico de la empresa cuya consecución "se está prolongando demasiado".

IU LLEVA A PLENO SU RECHAZO AL PLAN DE IKEA

El grupo municipal del IU, que lidera Antonio Rodrigo Torrijos, presentará en el próximo Pleno municipal del día 29 una propuesta ante los posibles cambios en la normativa urbanística. En concreto, la federación de izquierdas pide apoyar la llegada a Sevilla de cualquier inversor que acuda con la intención de emprender e instalarse para crear riqueza y puestos de trabajo, evaluar el impacto que sobre el pequeño y mediano comercio conlleva la concesión de licencia a una gran superficie y, específicamente, si Ikea "añadirá a su propia tienda un cordón de locales que lo conviertan en un gran centro comercial en las afueras de la ciudad". En tercer lugar, IU pide respetar en su totalidad los términos que son exigibles en la normativa recogida en el Plan General de Ordenación Urbanística (PGOU), con el "acatamiento" a las clasificaciones, calificaciones, usos previstos y desarrollos permitidos. En cuarto lugar, IU rechaza cualquier intento que signifique subvertir la legalidad urbanística o que no cuente con la legitimación de los informes de los técnicos y otras autoridades o agentes implicados, cuya posición sea preceptiva, así como procurar "el máximo consenso social a través de la participación de las distintas instancias que aportan su interés a un desarrollo equilibrado de nuestra ciudad". Para IU, la petición de IKEA es una "operación inmobiliaria particular en la que los propietarios de estos terrenos buscan una recalificación a la carta de 149.000 metros cuadrados de techo, superior exactamente en 41.409 metros al tope del PGOU". "El Plan Parcial presentado por los propietarios del suelo intenta alterar el PGOU para conseguir más aprovechamientos lucrativos de los permitidos, aunque dicho PGOU tolera que hasta un 49% de toda la edificabilidad global -219.574 metros cuadrados de tope- sea destinada a una gran superficie comercial. Ikea, cabe de sobra puesto que se podrían computar 4,6 parcelas similares a las que la multinacional sueca tiene en Castilleja de la Cuesta. Si se cuenta sólo la zona estrictamente comercial (16.000 metros) Ikea puede hacer 6,7 tiendas como la del Aljarafe", indica la moción de IU.

 

  • 1