Local

El humo del diesel causa problemas pulmonares

Las micropartículas que la combustión del diesel lanza a la atmósfera dañan la capacidad pulmonar de quien las respira. Máxime, cuando la persona padece una enfermedad respiratoria previa, como puede ser el asma, y está expuesta a tal contaminación durante un tiempo prolongado.

el 14 sep 2009 / 21:23 h.

TAGS:

Las micropartículas que la combustión del diesel lanza a la atmósfera dañan la capacidad pulmonar de quien las respira. Máxime, cuando la persona padece una enfermedad respiratoria previa, como puede ser el asma, y está expuesta a tal contaminación durante un tiempo prolongado. Éstas son las conclusiones de dos estudios internacionales publicados en The New England Journal of Medicine en los que han colaborado dos centros españoles.

En la primera investigación participaron 60 adultos con asma. Todos estaban en una etapa estable de su enfermedad y su gravedad variaba entre media y moderada. Pasearon de forma alternativa durante dos horas por Oxford Street, una popular calle comercial londinense donde todo el tráfico rodado es diesel, y por Hyde Park (un parque). Antes, durante y después de estas caminatas se midió la capacidad pulmonar de los voluntarios y se les sometió a diversas pruebas que revelaban cambios inflamatorios en su sistema respiratorio. Para evitar confusiones, los paseos se realizaron fuera de la temporada del polen y la lluvia.

Como era de esperar, los enfermos que estuvieron más expuestos a la contaminación en Oxford Street presentaron una reducción de la capacidad pulmonar de forma significativa. "En otras palabras, les era un poco más difícil respirar", ha declarado Mark Nieuwenhuijsen, uno de los autores del estudio y miembro del Centro de Investigación en Epidemiología Ambiental (Creal) de Barcelona.

Los científicos también observaron que estos trastornos se acompañaban de una inflamación de las vías respiratorias que incrementaba la mucosidad y condensaba el aliento. El empeoramiento era más notable en quienes padecían asma grave.

La segunda investigación, complementaria a la primera, constata que los efectos nocivos del humo de los vehículos diesel se achacan a las partículas que expulsan y no a los gases. Éstas, que se denominan ultrafinas cuando tienen un diámetro inferior a 0,1 micras, son capaces de absorber gran cantidad de sustancias tóxicas y llegar con enorme facilidad hasta los pulmones.

No obstante, existen otras de tamaño diez veces superior que también resultan perniciosas. Eso sí, en estos casos las autoridades sí fijan su concentración máxima en la atmósfera. De ahí la crítica Morton Lippmann, del departamento de medicina medioambiental de la Universidad de Nueva York (EEUU): "Los estudios muestran que niveles relativamente bajos de partículas en el aire son nocivos para la salud". Y que los límites actuales, de 20 microgramos por metro cúbico de aire, "no protegen frente a la pérdida de función pulmonar". Es más, estas partículas, junto con el tabaco, aceleran el envejecimiento de los pulmones.

  • 1