Local

El hundimiento de un edificio pone en peligro el itinerario de las cofradías

A escasos días del inicio de la Semana Santa, el recorrido de las hermandades utreranas podría ser modificado por completo si se confirma que la calle Clemente de la Cuadra, en pleno centro de la ciudad, no se abre al tráfico antes de dicha festividad.

el 15 sep 2009 / 01:11 h.

TAGS:

A escasos días del inicio de la Semana Santa, el recorrido de las hermandades utreranas podría ser modificado por completo si se confirma que la calle Clemente de la Cuadra, en pleno centro de la ciudad, no se abre al tráfico antes de dicha festividad.

La causa no es otra que el hundimiento parcial del interior de una vivienda ubicada en esta calle, y muy próxima al ayuntamiento. Esta ruta es utilizada por las cofradías para llegar hasta la casa consistorial desde donde se cantan saetas a los titulares.

La vivienda está en fase de rehabilitación y catalogada en grado C, siendo de principios del siglo XX. Su actual propietario se encontraba realizando los trabajos previos para conocer el estado del mismo con objeto de proceder a su restauración, cuyo proyecto debe conservar el edificio dado la protección del mismo.

Sin embargo, en torno a las 14.00 horas del pasado marte, día 4, se vino abajo parte del forjado de la primera planta y la techumbre de una de las esquinas, ya que según explicó el alcalde de Utrera, Francisco Jiménez (PA), "se encontraban en bastante mal estado".

Seguridad.

Personado en el lugar del suceso, el regidor utrerano señaló que "inmediatamente se puso en marcha un dispositivo de seguridad consistente en el corte del tráfico en esta calle y apuntalamiento de las fachadas para que no se produzca un deterioro mayor del edificio". También se ha desmontado parte de la cornisa que "estaba también en mal estado". Las tareas de afianzamiento se prolongaron durante toda la tarde-noche.

Asimismo, el asunto ha sido trasladado a la Comisión Provincial de Patrimonio con carácter urgente para que tome las decisiones que considere oportunas y necesarias. Para garantizar la seguridad en la zona, el Ayuntamiento ha decidido cortar la calle al tráfico rodado, aunque previsiblemente podrá abrirse para los peatones en cuanto el edificio esté consolidado.

El propietario del inmueble, según confirmó el alcalde utrerano, ha encargado a una empresa especializada en consolidar edificios que realice un estudio sobre las medidas que se deben adoptar para que no haya peligro en la zona.

Sin embargo, el regidor se mostró cauto y aseguró que habrá que esperar un par de días para decidir si se mantiene el recorrido de las cofradías, ya que todas pasan por la zona, así que están pendientes de conocer esta información, a poco más de una semana para el Domingo de Ramos.

  • 1