Local

El IAPH restaura una vista de Sevilla de 1929 con el ‘sello’ de Sorolla

el 08 ago 2012 / 20:02 h.

TAGS:

Recreación de la planta solar que realizaría el escultor Federico Guzmán para los Jardines del Guadalquivir.

-->-->-->La Autoridad Portuaria acaba de recuperar un óleo sobre lienzo titulado Vista panorámica del Puerto de Sevilla, obra de grandes dimensiones del pintor Santiago Martínez (1890-1979), principal discípulo y colaborador del creador del luminismo, Joaquín Sorolla._La pieza muestra "un sueño", según dijo ayer el presidente de esta entidad, Manuel Fernández, puesto que se trata de una panorámica aérea ficticia, basada en un proyecto de remodelación del cauce del Guadalquivir diseñado en los años veinte que nunca se llevó a cabo.

Esta obra, firmada en 1929, se encontraba en las oficinas del Puerto, en un estado de conservación lamentable, por lo que la institución propietaria encargó su restauración al Instituto Andaluz del Patrimonio Histórico (IAPH), que ayer, tras un año de trabajo y previo cobro de 17.395 euros, devolvió la pieza totalmente remozada.

El lienzo reproduce una vista aérea del río Guadalquivir a su paso por la ciudad y refleja los profundos cambios urbanísticos que se produjeron con motivo de la celebración de la Exposición de 1929.

Sin embargo, son muchas las incógnitas que rodean a un cuadro sobre el que la Autoridad Portuaria no tiene apenas documentación. De su historia casi todo son hipótesis. Lo más probable es que el pintor constumbrista-regionalista se basara en los planos del proyecto de Delgado-Brackenbury -iniciado en 1929 y concluido en 1951- y en fotografías aéreas de Cecilio Sánchez del Pando.

Tampoco se han localizado documentos que atestigüen si el cuadro fue un encargo para la propia Exposición Iberoamericana, ya que el autor ocupó el cargo de asesor artístico del comité de la muestra entre 1928 y 1930, o bien un trabajo encargado por el Puerto de la ciudad. Tampoco se ha confirmado si la obra fue expuesta en algún pabellón o pasó directamente a formar parte de los fondos de la Junta del Puerto.

Otra incógnita: ¿Quién recortó el cuadro? El IAPH ha constatado que la obra es ahora más pequeña que en su origen, al observarse un recorte perimetral del lienzo, probablemente para ubicarlo en su emplazamiento actual.

En el apartado artístico, esta panorámica pone de manifiesto cómo el pintor ha adoptado y asimilado el lenguaje de sus maestros: el dibujo de García Ramos, la composición y el cromatismo de Gonzalo de Bilbao y el control de la luz y matización de la paleta de Sorolla. La obra destaca no sólo por su nivel artístico, sino también por su novedosa temática, al aunar las características del género paisajístico y el valor testimonial de una vista periurbana. Desde la perspectiva histórica representa una etapa de crecimiento urbano, con las grandes obras públicas de la Sevilla de Primo de Rivera: la corta de Tablada y la Exposición Iberoamericana.

La pintura, que desde ahora volverá a las oficinas del Puerto, donde podrá ser disfrutada por quienes allí acudan, presentaba alteraciones a pesar de que su fecha de ejecución es reciente. Los daños fueron provocados por montajes y desmontajes para cambiarlo de ubicación y por un mal almacenaje con caída de agua sobre el cuadro, que produjo manchas de humedad.

EL PROYECTO.

El Plan Delgado-Brackenbury (1929-1951) se aprobó con un presupuesto de más de 42 millones de pesetas. Trataba de abrir un canal que, comenzando frente a la Cartuja, aguas arriba de Sevilla, se uniría con el brazo de San Juan, a la altura de dicho pueblo. Este canal, eje de todo el conjunto y, en realidad, otra corta, desviaba al río a su paso por Sevilla y lo desplazaba hacia la Vega de Triana, en donde se abría el nuevo cauce fluvial.

Para que el puerto quedase separado del río y libre de su influencia se establecieron tres terraplenes de cerramiento: uno en Chapina, otro en el extremo sur del canal de Alfonso XIII y un tercero sobre un trozo del antiguo cauce, en la Punta de Tablada. Todo el recinto portuario quedaba así convertido en una dársena cerrada y para su acceso se establecía una esclusa, realizada lateralmente al cerramiento del canal.

El Ministerio de Fomento, antes de su aprobación, impuso algunas correcciones. Finalmente, nunca llegó a ejecutarse tal y como aparece recogido en el cuadro de Martínez.

  • 1