Economía

El Íbex cierra su semana más negra desde la caída de Lehman

La bolsa española pierde un 13,78% y vuelve al nivel de hace un año.

el 07 may 2010 / 07:41 h.

Operadores de bolsa en plena apertura de la sesión de ayer en el parqué de Wall Street de Nueva York.

El miedo a que la crisis de Grecia contagie a otros países de su entorno y dificulte la recuperación económica internacional castigó a la bolsa española esta semana, que registró la segunda mayor caída de su historia, al perder el 13,78% y retroceder a niveles de hace un año.

La última jornada, marcada por la gran volatilidad y la apertura bajista de Wall Street tras unos datos de desempleo peores de lo previsto justo un día después de que su índice el Dow Jones bajara durante unos minutos hasta un 9,17%, fue el detonante de una semana negra en la que los inversores se decantaron por vender de forma masiva.

De hecho, para encontrar una caída mayor hay que remontarse a octubre de 2008 -tras la quiebra de Lehman Brothers en septiembre-, cuando la bolsa perdió el 21,2% de su valor en cinco días de cotización.

El principal varapalo llegó a principios de semana, cuando el falso rumor de que España había solicitado ayuda al Fondo Monetario Internacional (FMI) para financiar su deuda sembró el pánico y el Íbex 35 se desinfló un 5,41%. Aunque el organismo internacional negó tal demanda, no sirvió para tranquilizar a los mercados, ya que un día después instó a España, así como a Irlanda y Portugal, a aplicar "rápidamente" medidas de ajuste fiscal.

Quizá, por esa razón, la negociación de los denominados CDS, seguros para cubrir el riesgo de impago de deuda de estos tres países, al igual que los de Grecia, marcaron niveles máximos.

La prima de riesgo de España seguía estando entre la de los 15 países más caros del mundo, lo que debería interpretarse como una gran desconfianza por parte de los inversores sobre la capacidad del país para afrontar sus compromisos.

Esas dudas obligaron a que los intereses que se pagan por la deuda española llegaran al 4,439%, o sea, 164 puntos básicos más que la remuneración que reciben los bonos alemanes.

En la última emisión de deuda del Estado, el Tesoro tuvo que elevar el 20% el rendimiento de los bonos a cinco años respecto a dos meses antes, hasta el 3,580%, la misma rentabilidad que ofrecía en noviembre de 2008.

Sin embargo, el Gobierno pedía prudencia ante este descalabro y aseguraba que cumplirá con su plan de consolidación fiscal para conseguir que el déficit público quede por debajo del 3% en 2013.

El parqué español fue el más bajista del Viejo Continente, frente a Milán que perdió el 11,94%; París, el 11,12%; Londres, el 7,61% y Fráncfort, el 6,86%.

Respecto a la evolución del Íbex 35, que cerró en 9.046,10 puntos, bajaron todos los valores, aunque la mayor caída correspondió a Sacyr, que perdió el 23,3%, seguido del Banco Popular, el 19,46%, y BBVA, el 19,23%. Por detrás se situaron el Banco Santander perdió el 17,35%; Iberdrola, el 14,81%; Repsol, el 12,33%, y Telefónica, el 9,78%.

En el lado contrario, Bolsas y Mercados Españoles se anotó la menor caída, del 1,67%.

Por su parte, la Bolsa de Nueva York cerró ayer con un descenso del 1,33% en el Dow Jones de Industriales, con lo que ha perdido todas las ganancias cosechadas este año. Y sólo un día después del gran susto que se investiga, de la caída libre de hasta el 9% en seis minutos.

Descartado errores en los sistemas informáticos de contratación, se baraja el fallo de un broker que pudo haber introducido la letra "b" de billones (mil millones, en inglés) en lugar de la "m" de millones para ordenar una venta de acciones. A ese error se podría haber sumado el efecto multiplicador de las órdenes de compraventa preprogramadas.

España castigará los ataques especulativos

La vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, advirtió ayer de que España “no va a consentir que se juegue con su prestigio”, ni se ponga en riesgo su sistema financiero utilizando “malas artes” y “conductas punibles”, tras tachar de “inaceptables” los ataques especulativos de esta semana contra España que han afectado “negativamente a nuestra economía”.

Así, quiso enviar un “mensaje claro a los especuladores” y recordó que a partir de la reforma del Código Penal estas conductas estarán tipificadas y se castigará a quien altere el valor de las cotizaciones con “malas artes” o “información abusiva”.

  • 1