Economía

El Ibex pierde un 20% en la peor semana de su historia

Lo vivido ayer en la bolsa española no tiene calificativo. El derrumbe del 9,14%, el mayor de su historia, se debe tanto al agravamiento de la crisis económica como a la desconfianza generalizada tanto en el mercado bursátil como en el financiero. En una semana, el Íbex ha perdido la quinta parte de su valor.

el 15 sep 2009 / 16:36 h.

Lo vivido ayer en la bolsa española no tiene calificativo. El derrumbe del 9,14%, el mayor de su historia, se debe tanto al agravamiento de la crisis económica como a la desconfianza generalizada tanto en el mercado bursátil como en el financiero. En una semana, el Íbex ha perdido la quinta parte de su valor.

La bolsa española registró ayer la mayor caída de su historia, el 9,14%, y concluyó la sesión ligeramente por debajo de 9.000 puntos, afectada por las pérdidas de las plazas internacionales ante el empeoramiento de la coyuntura económica mundial.

Así, el principal indicador del mercado nacional, el selectivo Íbex 35, cedió 905,2 puntos, equivalentes al 9,14%, hasta 8.997,70 enteros, con lo que se coloca en niveles similares a los de finales de abril de 2005.

Con este descenso, el mercado nacional acumula en este ejercicio una bajada del 40,74%, mientras que en la semana que ayer concluyó perdió el 21,2%, también la mayor bajada semanal de toda su historia. El 9,14% de ayer supera incluso a los batacazos ocurridos como consecuencia de la crisis política desatada en la URSS en 1991 (8,49%). Y nunca se había rebasado -hasta ahora- la barrera del 9%.

En Europa, con el euro a 1,348 dólares, las pérdidas fueron algo menores. Londres bajó el 8,85%, el índice Euro Stoxx50, el 7,88%; París, el 7,73%; Fráncfort, el 7,01%, y Milán, el 7,14%. Miendo por todo el mundo.

¿Por qué? La caída superior al 7% de Wall Street en la víspera por el temor a la recesión económica y la desconfianza en los mercados bursátiles y financieros contribuyó decisivamente a la apertura a baja de la bolsa española.

Así, el mercado español, que comenzó la jornada en 9.400 puntos y con un descenso superior al 5%, también resultó tocado por el batacazo del 9,62% de Tokio y el 7,19% de Hong Kong.

Mientras se ampliaban los rangos de cotización de las acciones, la bolsa incrementaba las pérdidas y se deslizaba hacia los 9.000 puntos, haciendo caso omiso, por ejemplo, al abaratamiento internacional del petróleo.

Ni la prohibición de operaciones -Italia impedía las ventas al descubierto y Sao Paulo paralizaba transitoriamente tras la caída superior al 10% en su principal índice- ni las nuevas inyecciones de fondos de los bancos centrales detenían la venta de acciones.

Al final de la sesión, el mercado también ignoró el intento del presidente de EEUU, George W. Bush, de convencer al mercado de que las autoridades están trabajando para solucionar esta crisis. Llegó la debacle.

Todos los grandes valores españoles se derrumbaron: el Santander, un 11,94%, el BBVA, un 11,37%; Iberdrola, un 10,57%; Telefónica, el 9,1%, y Repsol YPF, el 4,78%.

No obstante, el mayor revés del Íbex correspondió a Iberdrola Renovables, el 15,3%, seguida de Acciona, que cedió el 13,05%, y de los citados bancos Santander y BBVA. Bajaron algo más del 10% Sacyr (10,78), Iberdrola y Criteria (10,4), mientras que perdieron más del 9% Banco Popular (9,57), Ferrovial (9,46) y Telefónica, en tanto que cedieron más del 8% Red Eléctrica (8,71), Banesto (8,6), Mapfre (8,53), Gas Natural (8,26) y la sevillana Abengoa (8,06).

Fuera del selectivo, en el mercado continuo destacó la caída del 23,08% de Urbas. Y en el mercado secundario de deuda, la rentabilidad de la deuda española a largo plazo subía quince centésimas y se situaba en el 4,63%.

¿Y qué pasó al final con Wall Street? No fue tan grave la cosa. Tras el revés de la jornada anterior, el de ayer fue del 1,49%.

  • 1