Economía

El Íbex rebota tras aferrarse a la defensa de Merkel de Grecia

El selectivo español avanza un 2,53%, aunque no consigue acercarse a los 8.000 puntos.

el 13 sep 2011 / 10:25 h.

La canciller Angela Merkel camina decidida junto al primer ministro finlandés, Jyrki Katainen, a quien recibió ayer en Berlín.

Alemania se convirtió ayer en la tabla de salvación a la que se asieron las bolsas para dar la vuelta a los números rojos con los que amanecieron. Fue la reacción a las declaraciones de la canciller germana Angela Merkel, quien contrarrestó las voces que alimentan la tesis de la quiebra griega, al asegurar que su gobierno hará todo lo posible para evitar ese escenario, y que confía en alcanzar un acuerdo con Finlandia -que pide garantías para aportar el dinero- y así desbloquear el segundo tramo de ayudas que tan urgentemente necesita Atenas.

"Todos lo queremos y seremos capaces de encontrar una vía, un camino adelante abierto a todos los socios y en línea con los deseos de Finlandia", destacó Merkel en rueda de prensa con su homólogo finés, Jyrki Katainen.

Merkel subrayó que los expertos de la Eurozona "están trabajando sobre esta cuestión" y mostró su "total confianza" en que encontrarán una solución satisfactoria para todas las partes. En los últimos días se ha hecho más patente la delicada situación de Grecia, que ha admitido que solo tiene fondos para pagar nóminas y pensiones hasta octubre, y que está haciendo un esfuerzo creando nuevos impuestos para arañar euros de donde sea, como la tasa inmobiliaria de cuatro euros por metro cuadrado.

El primer ministro griego, Yorgos Papandreu, mantendrá hoy una conferencia telefónica con la canciller alemana, Angela Merkel, y con el presidente francés, Nicolas Sarkozy, según informaron fuentes del gobierno heleno.

La conferencia se celebra en un momento de nuevos rumores entre las autoridades de la Eurozona sobre un posible default (impago) de la economía griega, después de que el país señalara que no podrá cumplir los objetivos fiscales acordados con la UE y el FMI a cambio del rescate.

La canciller alemana rechazó ayer en una radio alemana la posibilidad de una quiebra de Grecia e insistió en la necesidad de que el país heleno cumpla los compromisos adquiridos para recibir asistencia financiera.

El Parlamento belga dio un paso adelante y aprobó su parte de refuerzo -15.000 millones- del fondo de rescate europeo.

La respuesta. El Íbex rebotó un 2,53% y se encaramó a los 7.800 puntos, gracias al tirón de BBVA y Santander, que lideraron las subidas, con avances del 5% y del 4,33%, respectivamente, seguidos por Caixabank (3,63%) y Mapfre (3,54%).

Las acciones de Telefónica sumaron un 3,11% y las de Iberdrola un 2,99%.7.834,2 puntos. Fue el punto y final a otra frenética jornada de bandazos del verde al rojo y viceversa, presa del pánico de los inversores, que reaccionaron al son de rumores, como los de una declaración conjunta de Merkel y Sarkozy sobre el rescate heleno, desmentida finalmente por el Elíseo, pero que tuvo un efecto balsámico inmediato.

No obstante, los inversores estarán pendientes hoy de esa conferencia de los dirigentes francés y alemana y el primer ministro griego, mientras que la prima de riesgo de España e Italia se sitúa en 360 y 393 puntos, en cada caso. Las palabras de Barack Obama advirtiendo del riesgo de contagio a los países periféricos ante la falta de eficacia de las medidas aplicadas en el Viejo Continente, sirvieron inicialmente de argumento para las ventas en Europa.

A este lado del Atlántico, las principales plazas optaron por aferrarse a las palabras de Merkel para apuntarse a las compras, si bien sellaron la jornada con ganancias inferiores a las de la plaza madrileña. Fráncfort subió un 1,85%, París un 1,41% y Londres un 0,87%.

Para la experta de IG Markets, Soledad Pellón, en los próximos días se espera "tensión máxima" en las bolsas de todo el mundo, y hasta que la UE no apruebe el segundo rescate griego, no habrá razones de fundamento para albergar esperanzas, por lo que es vital que la política común europea surta efecto.

A la espera de qué saldrá de la conferencia a tres bandas de los mandatarios europeos, el euro recuperaba posiciones respecto al dólar y el cambio se estableció en 1,3695 billetes verdes.

  • 1