martes, 19 febrero 2019
19:26
, última actualización
Local

El idilio social se fractura

La Junta reabre el diálogo con los sindicatos tras meses de «desconcierto»

el 27 jun 2010 / 18:56 h.

TAGS:

"Las relaciones son aceptables". "El clima es cordial pero no se resuelven problemas". "Hay cortesía desde el plano personal pero claro que ahora hay discrepancias". Lo dicen los sindicatos y la patronal. En Andalucía la crisis y sus efectos no ha logrado divorciar a CCOO, UGT y la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA) del Gobierno de José Antonio Griñán. Pero sí que se ha roto el idilio social.

Existe una especie de acuerdo tácito para preservar el séptimo acuerdo de concertación social -firmado el pasado diciembre- de las distorsiones que está generando el plan de ajustes del gasto público, el tijeretazo en las empresas públicas o la subida de impuestos. Y todos los protagonistas coinciden en que, más o menos, se está consiguiendo. Está "algo parada", "no tiene la celeridad deseada", pero "funciona", dicen. El secretario general de Economía de la Junta, Gaspar Llanes, subraya que en los dos últimos meses, tras retomarse los trabajos parados desde la firma del acuerdo, se han producido seis reuniones a segundo nivel -cuando estaba prevista una cada tres meses- y se han constituido 42 mesas de trabajo.

La concertación se está enfocando hacia la recuperación económica y se aparcan temas conflictivos y "decisiones políticas complejas", como las medidas antidéficit.Lo más llamativo es que, a pesar de la que está cayendo, los protagonistas sitúan el último cambio de Gobierno como uno de los lastres que más han amenazado el diálogo. No ha existido sintonía. Ahora la Junta trata de encarrilarlo. Esta semana han mantenido reuniones los consejeros de Economía y Empleo con UGT-A.

Otros asuntos del ámbito nacional como la huelga general y la reforma laboral no están afectando en Andalucía, coinciden las partes. El secretario general de UGT en Andalucía, Manuel Pastrana, señala que el clima es "aceptable" y que "no se ha producido, a pesar de las diferencias, una ruptura". Enmarca la crispación en "temas puntuales". La "distorsión mayor", indica, la ha producido el hecho de que la Junta haya extendido el tijeretazo en las nóminas a las empresas públicas. En este punto no hay negociación y sí un recurso ante los tribunales. "Por ejemplo en Canal Sur tenemos un conflicto intenso", explica . En el caso de CCOO-A, Francisco Carbonero admite que la situación es "complicada", sobre todo en lo que se refiere al plan de reequilibrio y contención del déficit que está liderando el Gobierno de España. Carbonero sí que echa en falta más diálogo. "Es imprescindible hablar", indica. "No vamos a romper relaciones pero hay una pérdida de confianza", apunta Carbonero. Sobre si la ausencia del líder de CCOO-A en actos como el Debate del Estado de la Comunidad o la firma del acuerdo de cofinanciación fue premeditada, Carbonero se explica: "En otros momentos esos actos han sido prioritarios en mi agenda, ahora nuestra prioridad es una apuesta decidida por el éxito de la huelga general".UGT y CCOO mantienen una posición diferente. Carbonero es muy crítico con la Junta, y en concreto con el consejero de Empleo, por no haber abierto el diálogo para salvar empresas en crisis que afectan a miles de trabajadores. Pastrana admite que esa fase de indignación la tuvo pero la ha superado.

El lunes pasado se reunió con el consejero de Economía y el jueves con el de Empleo, en un intento del Gobierno de Griñán por encarrilar el diálogo. Fuentes del Ejecutivo aseguran que también será convocado Carbonero. Pastrana admite que en estos meses anteriores, desde el cambio de Gobierno de marzo, se ha producido "una situación anómala", "hemos estado desconcertados". Con el anterior consejero de Empleo tenían en marcha acuerdos para aproximadamente una veintena de empresas en crisis -entre ellas, astilleros- y de repente, tras su relevo, "se interrumpió" el trabajo. "Nos ha costado mucho que se reanude la línea de relaciones, pero esta semana tras sentarme con el Gobierno me he sorprendido", indica Pastrana. "Han puesto sobre la mesa soluciones para algunas de estas empresas que se verán la próxima semana", indica el responsable de UGT-A.


"Hay otra estrategia, otra manera de hacer las cosas", asegura. Sólo en eso coincide Carbonero, en que la relación con el Gobierno de Griñán es "diferente". Prefiere quedarse ahí pero añade: "Cuando dejas de llamar a los amigos, se pierden".

  • 1