Local

El imitador imitado y el sentido común

Hace años me preguntaba en otra columna qué escogeríamos si tras una esquina un atracador nos preguntara "¿La bolsa o la vida?". Las personas que han sentido algo parecido a "he vuelto a nacer" saben de qué hablo.

el 15 sep 2009 / 23:37 h.

Hace años me preguntaba en otra columna qué escogeríamos si tras una esquina un atracador nos preguntara "¿La bolsa o la vida?". Las personas que han sentido algo parecido a "he vuelto a nacer" saben de qué hablo.

Sin embargo es habitual escoger la bolsa en los actos cotidianos. El interés por la renta supera con mucho otras motivaciones más vitales. Bajo ese sueño de riqueza monetaria y poseídos por Hollywood deseamos parecernos a sociedades especialmente neoliberales, como la estadounidense.

Así que resulta cuando menos curioso que EEUU se implique ahora en el sueño de un logro vital del que sí disfrutamos en este lado del charco: un servicio sanitario para toda la ciudadanía. Está claro que para impulsar una medida de tal envergadura, Obama ha tenido que justificar con la bolsa un acercamiento a la vida. Ya es algo.

Quién sabe, tal vez mañana, mientras Europa sigue empecinada en imitar los modelos de mayor renta y desigualdad como el estadounidense, en EEUU observemos un movimiento contrario, de acercamiento a los principios europeos clásicos. De momento son los estadounidenses los que desean quedarse en España en cuanto descubren cómo vivimos.

  • 1