martes, 23 abril 2019
23:43
, última actualización
Local

El incendio del asilo Aurora se inició en un enchufe

La Policía ratifica que el fuego en el que murieron siete ancianos fue accidental.

el 03 mar 2010 / 21:00 h.

TAGS:

Una ambulancia a las puertas del geriátrico.

Un cable del aire acondicionado conectado a la toma de corriente fue el origen del incendio accidental de la residencia de mayores Aurora de Nervión, en el que murieron siete personas la madrugada del 10 de febrero. En ese punto se originó el fuego, según determina el informe de la Policía Científica que ha llegado al juzgado, adelantado ayer por Radio Sevilla.

La consola del aire acondicionado, que estaba encendida, se cayó en vertical encima de la cama donde dormía la primera de las mujeres fallecidas, que murió calcinada en la tercera planta del edificio. Otros cuatro ancianos murieron por inhalación de humo en la misma planta y fueron rescatados ya cadáveres, mientras que una sexta persona falleció a los pocos minutos de ingresar en el hospital. Un séptimo anciano murió al día siguiente a consecuencia de las heridas.

El informe policial también determina que no se han
encontrado incidios de criminalidad o de imprudencia en la actuación de los propietarios ni los trabajadores de la residencia, que estaba abierta desde 2002 y cumplía con todos los requisitos que marca la ley. Se encontraba a la espera de adaptar su plan de emergencias a la legislación, pero estaba aún dentro de plazo, como ya confirmó en su día la consejería de Bienestar Social de la Junta de Andalucía.
De hecho, las familias de las víctimas están tan satisfechas con el trato que habían recibido siempre en el geriátrico, y tan convencidas de que se había tratado de un simple accidente, que ninguna ha querido denunciar a la residencia.

La Policía ya señaló desde el primer momento que un fallo eléctrico en una conexión eléctrica había sido la causa del fuego, aunque descartó que el incidente se hubiese debido a un mal funcionamiento del aparato del aire acondicionado. Finalmente, se ha acreditado que fue un enchufe de ese aparato el que hizo la mala conexión que causó el fuego.

Los expertos policiales que realizaron la inspección ocular explicaron que este tipo de fallos se pueden producir porque, con el tiempo, los enchufes de plástico cogen holgura y eso afecta a su funcionamiento, de ahí que se recomienden los de porcelana.

Cámaras de seguridad. Las cámaras de seguridad de la residencia captaron con nitidez un fogonazo de luz en el pasillo de la planta superior, probablemente un cortocircuito causado por el incendio -y no al revés, como se pensó al principio-, y luego la lengua de fuego que salía de la habitación en la que murió calcinada la primera víctima, una mujer que era prima hermana de la propietaria del asilo, en el que había 19 residentes y dos trabajadoras. La dueña, precisamente, hacía sólo media hora que se había marchado a casa cuando se inició el fuego, tras haberse pasado todo el día trabajando en el geriátrico.

En unos minutos, el pasillo y las habitaciones se llenaron de un denso humo, que dificultó las labores de desalojo del edificio que realizaron la Policía y los Bomberos. Al menos cuatro policías tuvieron que ser atendidos por el 061, que les facilitó oxígeno para que se recuperaran tras haber respirado humo del incendio.

  • 1