“El informe no sirve para avalar o criticar una ley educativa”

Pablo Zoido, analista de la OCDE, sostiene que el PISA orienta la política educativa en términos globales, pero insiste en que influyen muchos otros factores.

el 06 dic 2013 / 23:43 h.

15328868Pablo Zoido, sevillano, sobrino del historiador Antonio Zoido, analista de la OCDE desde 2006, forma parte del equipo que investiga y desmenuza el informe PISA desde 2008. Este año por primera vez le “ha tocado” venir a España a explicar los resultados desde el Ministerio de Educación. El martes pasado compareció junto a la secretaria de Estado Montserrat Gomendio. –¿Le sorprendió que el debate sobre PISA se convirtiera en un plebiscito a favor y en contra de la nueva ley educativa? –El informe por sí mismo no sirve para avalar o cuestionar una determinada política educativa, hay muchos más factores que se escapan a la responsabilidad de los gobiernos. Dicho esto, la cobertura del PISA siempre es positiva, porque empieza a nivel institucional pero contagia a la sociedad la necesidad de repensar la educación. El informe es un trabajo de cinco años con muchos profesionales involucrados. PISA sirve para orientar de forma muy global la política educativa, pero no va sólo dirigido a los gobiernos, también explica qué papel tienen las familias, los profesores, la sociedad en conjunto. –Es un macroestudio comparativo. ¿Sirve para aprender de los mejores? –El gran potencial de PISA es que permite comparar 65 países, pero eso no nos dice cómo se debe manejar un colegio concreto. Cada sistema escolar está dentro de un contexto y no siempre la fórmula que funciona aquí es exportable a otro lugar. –La OCDE lleva años proponiendo las mismas medidas para mejorar la escuela. ¿Incidimos en los mismos errores? –Nosotros no somos quién para decirle a un gobierno cómo gestionar su política educativa. Planteamos soluciones contrastadas que se han demostrado eficaces, como reforzar la etapa Infantil, mejorar la formación permanente del profesorado, establecer evaluaciones externas que sirvan para aprender y corregir las debilidades del sistema, que la escuela sea personalizada y que no se deje atrás a los alumnos con más dificultades. –Andalucía está por debajo de la media y lo atribuye al retraso socioeconómico endémico. ¿Hasta qué punto este factor es crucial para el rendimiento? –España siempre destaca en equidad, porque hay pocas diferencias entre un colegio y otro, y entre el alumno de familia acomodada y el de un estrato social inferior. El índice socioeconómico y cultural en España y sus comunidades es más importante que en otros países. Pero no hay tanta dispersión de resultados por regiones como en Italia. Aquí hay comunidades, como Andalucía, que no escapan a su déficit socioeconómico. –Pero Galicia o Castilla y León partían de un déficit histórico similar y han logrado situarse por encima de la media. –El nivel socioeconómico no lo es todo, claro. Corea en los años 60 estaba hundida económicamente y hoy lidera la lista del PISA. Me consta que Andalucía hace un esfuerzo por no abandonar a ningún alumno por razones económicas, y tomó la iniciativa en planes de equidad, en las pruebas de diagnóstico y al crear un órgano relevante como la Agencia de Evaluación.

  • 1