Local

El inicio de la Selectividad reunió a 1.715 alumnos en la Hispalense

Este verano ha sido un verano distinto. Han cambiado el sol y la playa por sus tochos de apuntes. Se estaban preparando para la prueba que determinará parte de su futuro. La Selectividad, pero en esta ocasión, de septiembre.

el 15 sep 2009 / 11:53 h.

TAGS:

Este verano ha sido un verano distinto. Han cambiado el sol y la playa por sus tochos de apuntes. Se estaban preparando para la prueba que determinará parte de su futuro. La Selectividad, pero en esta ocasión, de septiembre. Un examen al que se han presentado 1.715 estudiantes en la Universidad de Sevilla -menos de los esperados, según José Ramón Gómez, director del Secretariado de Acceso-. Ayer comenzaron con las materias comunes: Lengua, Filosofía o Historia e Inglés.

Algunos lo hacían por subir la nota que sacaron en junio; otros, porque suspendieron la primera vez que se presentaron; y la mayoría lo hacía porque le habían quedado asignaturas el último curso de bachillerato.

La estampa era igual a la de junio, aunque las aulas sólo tuvieran la mitad de los asientos cubiertos. Los nervios eran los mismos de siempre: muchos; los comentarios variados, desde "Cuando termine lo celebraré por todo lo alto", hasta "Por fin nos hemos quitado lengua" o "Espero que la próxima me salga mejor"; y la ilusión, la propia de unos jóvenes que ven cómo están dando sus primeros pasos de adulto.

Los que repetían prueba lo tenían más fácil: "Como sabía cómo era esto de la Selectividad no estaba tan nerviosa", explicaba Reyes del Portaceli. El primer descanso daba paso a los primeros alivios. "Yo me lo esperaba más complicado", aseguraba Chari, del Luca de Tena.

Como ella, la mayoría salía satisfecho de la primera prueba. El texto periodístico sobre la anorexia ganaba frente al de La verdad sobre el caso Savolta, de Eduardo Mendoza, que ya fue pregunta en el examen de junio. "A mi me ha salido muy bien, yo al que temo es al siguiente, Historia", apuntaba Mario, de Estepa, mientras intentaba apurar los últimos minutos repasando.

En este examen los alumnos pudieron elegir entre la dictadura de Franco y el liberalismo del XIX. "No era difícil, pero me podía haber salido mejor", se lamentaba Genaro de la Preuniversitaria. Él quiere estudiar Farmacia y confía en "no tener problemas para entrar", ya que la Hispalense oferta 3.000 plazas en 43 de sus titulaciones a estos jóvenes. Unos jóvenes que tuvieron que enfrentarse a Descartes o a Kant en filosofía. La mañana se acercaba a su fin.

Sólo faltaba inglés para que la primera jornada, cuya normalidad sólo fue rota por un autobús de estudiantes de Écija que llegó con el tiempo justo por un accidente que encontró en la carretera, concluyera y diera paso a las jornadas de hoy y mañana con los exámenes de las específicas de cada especialidad. Mañana, "por fin, tocará descansar".

  • 1