Local

El Interventor avisa de que la deuda local sube y se retrasa el pago a proveedores

El informe del primer trimestre del año concluye que se cumplen los objetivos del plan de ajuste, pero recomienda medidas contra las «desviaciones», como la del 8,85% del endeudamiento.

el 28 may 2014 / 00:02 h.

TAGS:

Sevilla 26 07 2013: Pleno del ayuntamientoFOTO:J.M.PAISANO La delegada de Hacienda, Asunción Fley, conversa con el alcalde, Juan Ignacio Zoido, en un pleno municipal. / J.M. Paisano Las conclusiones son positivas, aunque al informe del Interventor municipal sobre el seguimiento del plan de ajuste del Ayuntamiento del primer trimestre de 2014 no le faltan los peros. Asegura que se cumplen los objetivos, que la Corporación tiene capacidad de financiación, «aunque en menor medida respecto a lo previsto», y «espera» que las «desviaciones» se vayan corrigiendo. Incluso recomienda medidas complementarias para la corrección de los valores del remanente de tesorería, con un saldo negativo de 13,88 millones de euros, frente a los 40 millones positivos que el Interventor reflejaba en su informe del mismo periodo del año anterior. Este alto funcionario, encargado de velar por que en el Ayuntamiento los contratos y los gastos se hagan de acuerdo a las leyes, asegura que la deuda viva municipal es de 528 millones de euros, que la proyección anual estimada es de 483 millones y que, por tanto, supondría «una desviación de un 8,85% con respecto al dato del plan de ajuste». La deuda comercial está en 17,1 millones y el pago a los proveedores se hace en 88,89 días, mientras que antes de la puesta en marcha del plan de ajuste estaba en 56 días. Las mismas tablas de datos incluidas en el informe indican que el plan preveía pagar en 27 días, por lo que la desviación es del 229%. Y todo esto sale a la luz justo unos días después de que el Gobierno de Juan Ignacio Zoido (PP) anunciase que otro informe del Interventor, «el último», refleja que cerraron 2013 con un superávit de 61,2 millones de euros y un remanente positivo de tesorería de 4,44 millones, que cumplen la estabilidad presupuestaria, la sostenibilidad financiera y la regla de gasto, lo que «avala un cambio de tendencia en el Ayuntamiento desde la deficitaria, producto de anteriores mandatos, a la positiva actual», como reiteró ayer el portavoz del gobierno local, Curro Pérez. Lo cierto es que el Ayuntamiento considera que la principal conclusión del informe del Interventor del primer trimestre de 2014 es que las medidas adoptadas dentro del plan de ajuste se están cumpliendo, que los «pequeños detalles negativos» señalados, «que no deberían ser más que anécdotas dentro de un informe claramente positivo y favorable», son consecuencia de encontrarnos todavía en el primer trimestre del año, puesto que «las mínimas desviaciones que se pueden producir van siendo corregidas durante el transcurso del ejercicio». «El informe del primer trimestre de 2013 también señalaba algunos aspectos negativos menores, mientras que el informe del cuarto trimestre del año ya avalaba que no sólo el Ayuntamiento había cumplido las medidas adoptadas en el Plan de Ajuste, sino que la evolución con respecto al ejercicio completo era muy favorable», defendieron fuentes municipales. En definitiva, que el informe del primer trimestre no es más que una fotografía del momento actual, que distará mucho de lo que será a final de año. Sobre la deuda comercial de 11,2 millones de euros con los proveedores, el Ayuntamiento apunta que es producto «de las alturas del año en la que nos encontramos», ya que el presupuesto de 2014 se aprobó en febrero y se acumulan numerosas facturas cuyo pago está en tramitación tanto del final del ejercicio pasado como del inicio del actual. En cuanto al plazo medio de 88,98 días del pago a proveedores, el Gobierno local también lo achaca a que estamos a principios de año, «si bien está dentro del plazo que fija la disposición transitoria décima de la Ley de Racionalización». Y la desviación de la deuda financiera «se debe a la devolución de la PIE de 2008 y 2009 en diez años en lugar de los cinco previstos en el plan». El análisis del PSOE, en cambio, dista mucho de la versión oficial. Para la concejal socialista Susana López, «se paga tarde y peor que en 2011, hay una ley que obliga a pagar a 30 días y, sin embargo, el Ayuntamiento lo hace en 88 días y hay una deuda comercial de 11,7 millones de euros». «Las medidas de la derecha de Rajoy y Zoido están provocando un Ayuntamiento paralizado, que destruye empleo, recorta presupuesto para los servicios y no invierte en la ciudad. Y lo único que dijeron que iban a hacer por la economía, que era agilizar el pago a los proveedores, no se cumple», criticó. Según López, Zoido tiene que explicar a los ciudadanos cuál es la situación «real» del Ayuntamiento: «Si hay un remanente de tesorería negativo de 13,8 millones de euros, frente a los 47 millones positivos del año pasado, y si hay que tomar medidas tendrá que explicarlo. Si, después de tres años sin hacer nada, la deuda está en 528 millones, más que hace un año y un 8,8% por encima de lo previsto, tendrá que aclarar cómo están gestionando los recursos municipales», aseveró. A su juicio, el plan de ajuste se aprobó sin transparencia y sin los estudios necesarios «y lo único que ha provocado es el bloqueo completo del Ayuntamiento». «El plan no sirve, debieron cambiarlo pensando en la necesidad de impulsar medidas para reactivar la economía y crear empleo, y de mantener unos servicios públicos adecuados. Sin embargo, sólo lo han cambiado para suprimir la obligatoriedad de publicar todos los contratos», lamentó la socialista.

  • 1