domingo, 18 noviembre 2018
11:39
, última actualización
Local

El interventor pone en duda los ingresos y cuestiona el presupuesto

Advierte de que hay poco margen para lograr la estabilidad en 2012 y de que hay gastos e inversiones condicionadas

el 27 dic 2011 / 22:30 h.

TAGS:

La delegada de Hacienda, Asunción Fley, antes de la presentación de las cuentas municipales.

La previsión de ingresos del Consistorio para 2012 no está suficientemente avalada, ni sustentada en los datos reales, y por tanto, buena parte del presupuesto de gastos y de inversiones para el próximo ejercicio no está garantizado. Ésta es la conclusión que se desprende del preceptivo informe de intervención que acompaña los presupuestos y que pide en repetidas ocasiones una planificación más “prudente” del próximo ejercicio. A esto se añade que el alto funcionario detecta evidentes deficiencias en los cálculos realizados para Tussam y para la sociedad Giralda TV, y   plantea que el margen para el cumplimiento de los objetivos del plan de estabilidad presupuestario –cuyas medidas como recoge el propio interventor no se han cumplido– que preveía el saneamiento de las arcas municipales para el cierre de 2012 es “bastante estrecho”.


Donde más incidencia hace el interventor en su informe –difundido por el propio gobierno local– es en el capítulo de ingresos, que se incrementa en un 7,77% respecto a 2011. Buena parte de este aumento procede de las transferencias corrientes, es decir, las aportaciones que realizan otras administraciones. El Consistorio hace sus cuentas partiendo de que recibirá 41,86 millones más –un 14,69%–, pero sin embargo el Estado no tiene ni siquiera Presupuestos Generales. “Careciendo de datos contrastados para la inclusión de este volumen de ingresos, un principio de prudencia exige la adopción de medidas adicionales que impidan la disponibilidad de créditos de gasto”. Pero el Estado aporta dinero también a través de las cesiones de participación en los impuestos directos como el IRPF. Y ahí también se plantea un aumento que la intervención cuestiona: “No puede disponerse de documentación que avale de manera directa tales previsiones, debe darse un especial seguimiento a los ingresos”.


Tampoco ve clara la intervención la previsión de 19 millones de euros en el capítulo de inversiones reales basado en la venta de la Gavidia, Los Pajaritos y los muebles del Alfonso XIII: “Al constituir financiación específica para determinados gastos de capital en el caso de que su enajenación quede desierta o se realice por menor importe puede afectarse la ejecución de los mismos (...) Pueden quedar bloqueadas”. Este sistema ya lo usó el anterior gobierno.
E incluso el informe de intervención muestra dudas respecto a los ingresos propios, procedentes de impuestos directos, tasas y conceptos como multas: “Se aconseja una restricción presupuestaria en los gastos derivados de las liquidaciones por practicar para acompasar cobros y pagos y evitar posibles desfases”. Es decir, que no se repita lo que ha ocurrido en años anteriores, y en 2011, cuando el dinero recaudado fue inferior al previsto.


Esta advertencia sobre los ingresos se refleja en algunos de los capítulos de gastos. Especialmente las inversiones: “Habrán de tenerse en cuenta las limitaciones de disponibilidad en función del origen de la financiación”.


Este nuevo planteamiento de los ingresos y el reparto diseñado por el PP ha modificado el marco establecido en el Plan de Estabilidad aprobado en 2010.  El interventor alerta de que ese debía ser el “parámetro de control” pero no se ha cumplido: los ingresos corrientes suben en 30 millones, los gastos bajan en 33 y se calculan 45 más en amortizaciones e intereses. Esto, unido a las dudas de los ingresos, hace que “el margen sea bastante estrecho” para cumplir el objetivo de cerrar 2012 con las cuentas saneadas como preveía el plan.


También hay reparos en el análisis de las empresas municipales. Sobre Tussam, se señala que “el desglose de las transferencias no es coherente con las previsiones del Ayuntamiento –en parte por desajustes en la aportación por los títulos gratuitos”; de Mercasevilla se llega a apuntar que “el esquema de financiaciónes inadecuado ya que los ingresos no cubrirán los gastos”; y en Giralda TV la conclusión es también contundente: “Es un esquema de financiación inadecuado ya que los ingresos no cubrirán los gastos”.

  • 1