Local

El intrusismo en el sector del taxi se multiplica por la crisis

En las últimas semanas la Policía Local pilló ‘in fraganti’ a cuatro conductores sin licencia

el 05 sep 2011 / 19:12 h.

TAGS:

Taxistas y clientes, a las puertas de la estación de trenes de Santa Justa.

Desde hace casi dos años el sector del taxi viene denunciando el aumento del intrusismo en la profesión. Una actividad ilegal que se ha triplicado en los últimos tiempos por los efectos de la crisis económica. Así lo explica Fernando Morales, presidente de la Asociación de Taxistas de Sevilla. "Si antes trabajaban sin distintivo ni licencia diez vehículos, ahora lo hacen 30", apuntó el portavoz de los taxistas.

Para Morales, la actuación policial se debe centrar en zonas como El Cerezo, así como en los alrededores de hoteles, estaciones, en el aeropuerto e incluso por los hospitales. "Muchas limusinas tampoco tienen documentación y hay bastantes vehículos de siete plazas que ofrecen sus servicios", criticó. "Si hay poco trabajo ahora, estos piratas nos perjudican aún más", reprochó el presidente de la asociación de taxistas tras recordar que las competencias las tiene la Junta de Andalucía. Por eso las denuncias administrativas que interponga la Policía Local irán a parar a la dirección general de Transportes.

Precisamente ayer, el Ayuntamiento informó de que la Policía Local denunció administrativamente a cuatro conductores por intrusismo en el sector del taxi. La primera intervención se produjo después de que agentes adscritos al Servicio Especial de Transporte e Intrusismo (SETI) de la Policía municipal fueran informados el día 24 de agosto por parte del Grupo Giralda de que un establecimiento comercial del Centro exponía una publicidad en la que un individuo ofrecía su propio turismo para realizar transportes de personas a un precio bastante inferior al establecido en las tarifas de transporte público de la ciudad.

Los agentes contactaron con el conductor y concertaron un viaje. Al llegar al punto acordado identificaron al supuesto taxista, que fue denunciado administrativamente por el ejercicio "ilícito y desleal" al sector del taxi.

El otro vehículo particular multado por hacer de taxi fue pillado in fraganti en una estación de tren, según el Ayuntamiento, y el tercer conductor fue localizado cuando aguardaba a sus pasajeros en la Macarena, lugar donde había acordado con varios ciudadanos su desplazamiento a diferentes puntos a un precio bastante inferior al estipulado para el transporte público.

Por último, los agentes detectaron carteles expuestos en diferentes puntos de la ciudad donde se leía "Taxi amigo" y concertaron una cita con él para un traslado al aeropuerto de San Pablo y posteriormente al municipio de Carmona. Así fue localizado el conductor y, una vez comprobada su ilícita actividad, fue denunciado administrativamente.

Estas multas, según Fernando Morales, a veces surten efecto, pero en otras muchas ocasiones, no. "Hay quien tras una sanción de mil euros y la retirada del vehículo le entra miedo y ya no vuelve a hacerlo, pero otros asumen el coste y, si tienen mucha clientela y, además, fija, adquieren otro vehículo y siguen con su actividad ilegal", sostuvo tras pedir más actuación policial.

El sector urge a Zoido a negociar la reconversión

Si el alcalde, Juan Ignacio Zoido (PP), no recibe al sector del taxi la próxima semana, sus representantes plantearán "medidas contundentes". Así lo advirtió ayer el presidente de la Asociación de Taxistas de Sevilla, Fernando Morales, quien explicó que la urgencia viene dada porque el día 1 de octubre se reúne la comisión presidida por la Junta que debe fijar, entre otros asuntos, las nuevas tarifas. "Para entonces ya tiene que estar todo cerrado con el Ayuntamiento", recalcó Morales incidiendo en la reconversión. El alcalde les prometió adecuar la ratio de licencias (piden suprimir 450), vigilar el intrusismo y garantizar la seguridad. No obstante, la reconversión dependerá del dinero de las arcas municipales. El anterior gobierno cifró el coste del rescate de cada licencia en 68.685 euros.

  • 1