Economía

El jamón ibérico se abarata esta Navidad por la producción récord

Sierra de Sevilla prevé que el sacrificio de cerdos baje el 20% en 2011

el 30 nov 2010 / 21:12 h.

Constantino Morera, director de fábrica de Sierra de Sevilla, y Alfonso Moreno, director general.

La industria del ibérico vive "uno de sus peores momentos". Así lo aseguró ayer Alfonso Moreno, director general de Sierra de Sevilla, del Grupo Barbadillo, que reconoció que el conjunto del sector seguirá la tendencia a la baja en el número de sacrificios en la próxima añada, cuando se prevé una caída de la producción del 20%. Desde 2008, cuando se alcanzaron cifras récord -se mató cerca de un millón de cerdos de bellota y cuatro de cebo- los números han ido bajando, ya que la oferta se saturó. De hecho, en 2011 se sacrificarán 420.000 animales de bellota.

Debido al ritmo interno del sector, los jamones que se venderán este año por Navidad, la fecha estrella para el ibérico, serán los de ese año en el que se alcanzaron máximos, por lo que la caída del precio ante tanta oferta es irremediable. "El jamón de bellota va a estar al alcance de más gente en las próximas fiestas ya que, aunque la renta disponible es menor por la situación, la sociedad española no escatima y hace un esfuerzo en esas fechas", afirmó Moreno.

En esta línea, apuntó que "la bajada de precios es importante, porque lo que presiona ahora el mercado es la oferta, y es que el momento de la crisis económica ha coincidido con el ciclo al alza del ibérico, ya que venimos de picos de producción récord".

A ello se añade la crisis financiera, en un sector en el que la financiación es fundamental, ya que desde que se mata el animal hasta que llega el producto a tiendas y hogares pasan casi tres años, a lo que hay que sumar el periodo de cría del cerdo ibérico, que cuando es de bellota necesita al menos 14 meses. "Es un negocio muy financiero, porque contamos con un circulante que funciona como un inmovilizado, como un préstamo a largo plazo".

En cualquier caso, se mostró "optimista" sobre el futuro del sector, al ser un producto "genuinamente español y estar considerado uno de los mejores manjares en todo el mundo".

La crisis a la que se refirió ayer Moreno durante la presentación de la añada 2008 de Sierra de Sevilla afecta también a la empresa que dirige. En este sentido, señaló que la facturación al cierre del ejercicio -las cuentas se hacen en agosto- fue de siete millones, prácticamente lo mismo que el año anterior, aunque para alcanzar la cifra, reconoció, "hemos tenido que vender más unidades a menor precio". Para el próximo, prevé un 35% de crecimiento en las ventas, aunque el precio caerá el 20%.

En total, la añada 2008 de Sierra de Sevilla se compone de 28.000 jamones y otras tantas paletas tras el sacrificio de 14.000 animales. Esto supone un aumento respecto al ejercicio anterior -cuando se mataron 12.500 cerdos ibéricos-, debido a la ampliación de la planta de la firma en El Pedroso (Sevilla).

Para hacer frente a la situación, Sierra de Sevilla ha apostado por la exportación, lo que le sirve para compensar las caídas en el mercado interno. "Mantenemos los precios en los mercados internacionales, lo que atenúa la oferta rígida del país", señaló, al tiempo que indicó que la exportación "es la gran asignatura pendiente". Más del 10% de la facturación de su empresa se generará este año fuera de España.

Así, señaló el avance de la firma en países como Francia y Portugal. "Vamos a seguir apostando por la UE, donde no hay barreras comerciales y estamos llegando a acuerdos para llegar a Rusia, Brasil, Ucrania e Italia", añadió. En este sentido, Moreno recalcó la importancia de "difundir la cultura del ibérico".

Restaurantes con la marca en la ciudad

La firma del Grupo Barbadillo inauguró ayer sus dos primeros Restaurante & Tapas Sierra de Sevilla, con el objetivo de difundir los alimentos ibéricos de bellota que produce en El Pedroso. Los dos locales están en la capital hispalense, en concreto, en la calle Joaquín Guichot (junto a la Plaza Nueva) y en la calle Arcos, en el barrio de Los Remedios.

El proyecto nace de la iniciativa de Mesones y Restaurantes de Sevilla, una empresa dirigida por la familia Sánchez, dueños del famoso bar Las Teresas del barrio de Santa Cruz. En esta ocasión, se han remodelado dos mesones pertenecientes con anterioridad a la cadena Sierra Mayor.

"Nuestra idea es consolidarnos en estos dos establecimientos para después continuar abriendo más en otras provincias como Córdoba y Madrid", señaló ayer durante la inauguración en Joaquín Guichot el propietario de la cadena de locales, Luis Sánchez, que aclaró que no piensa franquiciar y que se centrará en zonas turísticas.

Por su parte, el director general de Sierra de Sevilla, Alfonso Moreno, destacó que uno de los principales objetivos de este acuerdo es "fomentar la cultura del ibérico por lo que, todo lo que signifique eso, lo apoyaremos".

En la carta se ofrece, además del jamón de bellota, todas las chacinas ibéricas, así como panes de la casa y carne ibérica.

 

  • 1