Local

"El Jardín Americano requiere de expertos en botánica para su cuidado"

Entrevista a Enrique Hernández, portavoz de la plataforma SOS Jardín Americano.

el 23 mar 2014 / 23:30 h.

TAGS:

ENRIQUE HERNANDEZ Enrique Hernández, portavoz de la plataforma SOS Jardín Americano que se acaba de crear para pedir un mayor cuidado sobre este enclave de la Expo 92. / José Luis Montero. Es uno de los legados de la Exposición Universal de 1992. Único por su contenido exclusivo en especies americanas, que fue recuperado hace cuatro años con una inversión de 8,5 millones de euros. El Jardín Americano ha despertado recientemente el interés de un grupo de ciudadanos. Botánicos, profesores de Universidad y defensores del patrimonio en general piden «un tratamiento especial» para este recinto que padece el mal del vandalismo. ¿Cómo nace la idea de constituir esta plataforma? Todo comenzó en las redes sociales y a raíz de un artículo que publiqué en Sevilla Directo con el título ¡Salvemos el Jardín Americano! Individualmente y colectivamente, muchos fuimos los sevillanos que de un tiempo acá hemos venido detectando que el Jardín Americano no está recibiendo un tratamiento adecuado para lo que es. Hace unas semanas decidimos reunirnos todos para formalizar este sentir en la plataforma ciudadana que hemos creado y que sigue sumando adeptos. Porque cuantos más seamos, mucho mejor. ¿Qué entidades la conforman actualmente? La plataforma SOS Jardín Americano, que así se llama, está integrada de momento por siete entidades: la Asociación Naturalia XXI, la Asociación de Amigos del Parque del Alamillo, el Blog Cultura de Sevilla, Ecologistas en Acción, el Departamento de Geografía Física de la Universidad de Sevilla, la Asociación Sevilla se Mueve y el Legado de la Expo 92. Todas ellas buscan ensalzar la singularidad del espacio y denunciar públicamente la falta de respeto que se está teniendo con el contribuyente al no cuidar de la inversión que se realizó allí hace unos años para su rehabilitación. Tenemos la intención de aumentar la familia. Estamos abiertos a recibir a todo el que le duela lo que está pasando con el Jardín Americano. ¿Cuál es el objetivo de este movimiento ciudadano? Lo primero es transmitir a la ciudadanía el estado en el que se encuentra el Jardín Americano, haciendo visible este problema, que al fin y al cabo es de todos. Pues no es un parque cualquiera, sino un jardín botánico cargado de valor añadido con más de 400 especies, muchas de ellas exóticas, propias de otros climas que requieren de una atención especial. También queremos hacer público que se ha perdido la actividad educativa que se venía desarrollando en el recinto con visitas de niños y grupos que se venían realizando todos los meses. En segundo lugar, le pedimos a los responsables –Ayuntamiento y oposición– que pongan fin a esta situación. Como están las cosas, lo que hace que cambie es la movilización de los ciudadanos. No nos podemos quedar con los brazos cruzados. ¿En qué situación se encuentra realmente este espacio verde? Es cierto que en las últimas semanas se está limpiando más, pero es un recinto que acumula mucha suciedad. Pero la limpieza es quizás el mal menor. El gran problema del Jardín Americano es el vandalismo constante que viene soportando y contra el que las autoridades deben actuar. Habría que controlar más el cierre del jardín, porque ha habido muchas veces que se ha quedado abierto y por las noches ha sido utilizado como lugar celebraciones y de fiestas de jóvenes que han terminado destrozando buena parte del jardín. Además hay numerosos graffitis y faltan rotulaciones que señalicen debidamente las distintas plantas y árboles que hay allí. ¿Qué destrozos se han contabilizado en los últimos meses? El juego de aguas junto al auditorio está en desuso por el robo de algunas piezas. El Aula Bioclimática está cerrada y hay intención de cederla a una asociación, cuando lo que nos gustaría es que se vuelva a poner en valor. Hay numerosos desperfectos en las barandillas de los puentes que dan acceso. El Pabellón de la Naturaleza, por ejemplo, está infrautilizado, pues el consulado que hay allí alojado sólo ocupa un tercio de la totalidad del edificio. Todo se restauró hace nueve años pero el proyecto de mejora no se ha conservado adecuadamente en los últimos años. Cada día que pasa el jardín va a peor. ¿Qué proponen para su mantenimiento y rehabilitación? Que le den un tratamiento determinado a la gestión y conservación del Jardín Americano. Tendría que haber un responsable, especialista en botánica que se encargue de proporcionar los cuidados específicos, pues hay ejemplares que no se pueden podar y otras plantas con ciclos invertidos que requieren de expertos. También para darle un uso educativo a este espacio heredado de la Exposición Universal de 1992, estaría bien retomar el programa de actividades divulgativas. Han anunciado medidas reivindicativas, ¿cuáles se bajaran? Una de las cosas que queremos hacer es venirnos todos un día al Jardín Americano para echar una jornada de convivencia festiva y reivindicativa. Otra de las acciones podría ser hacer visitas guiadas en las que dar a conocer el valor botánico que hay encerrado en este jardín. ¿Cuál es la hoja de ruta prevista para que se os escuche? Seguiremos celebrando reuniones para captar a nuevos miembros a la plataforma. También seguiremos reuniéndonos con representantes municipales, entre los que esperamos poder vernos con el delegado de Parques y Jardines para que nos explique y aporte soluciones a un problema de todos. Nuestra disposición es siempre de plena colaboración, en la medida de nuestras posibilidades, para recuperar una parte del patrimonio de Sevilla. Porque... ¿qué valor tiene el Jardín Americano para la ciudad? En primer lugar, porque es un valor sentimental, como legado de la Expo 92, que, junto a otros rincones de aquella época como Andalucía de los Niños, están sufriendo las consecuencias del olvido. Además hace unos años se gastaron casi tres millones de euros para volver a recuperar el Jardín Americano, y mira cómo está todo ahora. ¿Qué recuerdos tiene de la inauguración de la rehabilitación? Fue un día grande. Recuerdo que tuve la dicha de compartir el acto con el botánico Benito Valdés, quien se preocupa de este lugar. Se recuperó un espacio junto al río, en un lugar irrepetible. El Jardín Americano es una de las joyas ambientales de la ciudad. Sevilla necesita espacios verdes como éste, que sirvan de pulmón y de lugar de esparcimiento y convivencia, donde lo mismo se practica deporte que se aprende de botánica y medioambiente.

  • 1