lunes, 17 diciembre 2018
16:09
, última actualización
Local

El jefe de los Tedax dice que sólo cumplía órdenes al revelar datos de la muerte de un subordinado

el 13 mar 2012 / 16:21 h.

TAGS:

El jefe de los Tedax de la Policía en la provincia de Sevilla,  identificado como J.M.S.V., para el que la Fiscalía solicita dos años  de prisión y ocho de inhabilitación absoluta por desvelar datos sobre  las circunstancias en las que fue hallado el cadáver de un  subordinado, ha asegurado este martes que su objetivo era cumplir  "una orden directa" dada por su jefe en Madrid para que comunicara el  fallecimiento a todos los miembros de los Tedax en España.

La Sección Cuarta de la Audiencia Provincial de Sevilla ha acogido  este martes la primera jornada del juicio contra el jefe de los  Tedax , que actualmente se encuentra de baja y para quien el fiscal  pide igualmente el pago de una indemnización de 6.000 euros a la  viuda y a la hija del fallecido por un presunto delito de revelación  de datos reservados.  

Según la acusación, el jefe provincial de los Tedax difundió a  través de la intranet y "por otros medios informáticos y documentales  a diversos mandos policiales" información sobre las circunstancias en  que fue hallado el cuerpo de J.A.D., que falleció en la madrugada del  30 de septiembre al 1 de octubre de 2007 de un infarto, tras una  enfermedad depresiva, en un establecimiento hotelero de la provincia  de Huelva.  

El acusado ha relatado que, tras producirse el fallecimiento de  J.A.D., su jefe de sección le ordenó que lo comunicara a su superior  jerárquico en Madrid, quien, a su vez, "me dio una orden directa y me  dijo que se lo dijese a todos los Tedax". "Intenté por todos los  medios cumplir una orden", ha puesto de manifiesto el procesado.  

Tras ello, ha admitido que reenvío a todos sus compañeros el email  que, previamente, había remitido a su jefe en Madrid, el cual incluía  "una notificación" sobre la muerte de su subordinado , quien, según el  atestado, fue hallado muerto en un establecimiento hotelero de  Huelva, donde había en una mesita de noche una sustancia que podría  ser cocaína.  

CONTRADICCIONES

Tras indicar que "los Tedax somos una familia donde nos conocemos  todos", el procesado ha incurrido en algunas contradicciones, pues  inicialmente ha señalado que "no recuerda haber escrito ese correo"  ni tampoco haber escaneado el atestado policial sobre la muerte de su  subordinado, mientras que en su declaración judicial dijo que mandó  el atestado "por error". "Tengo una duda grande en cuanto a eso", ha  añadido, señalando además que comunicar la muerte de un compañero "es  algo que hacemos continuamente y que no es nuevo".  

El acusado, que ha señalado que la víctima "eludía los conductos  reglamentarios" y "en alguna ocasión hizo dejación de sus funciones",  ha aseverado que el Sindicato Unificado de Policía (SUP), que fue el  que denunció los hechos, "me está atacando continuamente desde el año  2000", lo que le llevó a no asistir al funeral de su subordinado, ya  que "si me presento en el sepelio me echan".  

Asimismo, ha negado que tuviera animadversión hacia la víctima ni  que mantuvieran enfrentamiento alguno previo a los hechos, y ha  asegurado que la relación personal entre ambos era "normal", mientras  que en el ámbito profesional "teníamos nuestras diferencias y  distintos puntos de vista". También ha negado que mantuvieran  discusiones por el hecho de que el fallecido fuera representante  sindical.  

EL SUP PIDE 5 AÑOS DE CARCEL

La acusación popular que ejerce el SUP ya solicitó cinco años de  prisión y diez de inhabilitación absoluta para el actual jefe de los  Tedax de la Policía en la provincia hispalense, así como el pago de  30.000 euros tanto a la madre como a la hija del fallecido por los  daños morales causados. Para asegurar este pago, pidió además que el  encartado aporte un aval o se proceda al embargo de sus bienes  inmuebles.  

El secretario general del SUP en Andalucía, Manuel Espino, ya  aseveró a Europa Press que el imputado, no solo ha seguido en su  puesto, sino que fue condecorado con motivo del último Día de la  Policía, todo lo cual "constituye una falta de sensibilidad" y un  "escarnio para el resto de policías que se juegan la vida todos los  días", como los agentes que salvaron la vida el pasado mes de febrero  de 2010 a varios ancianos durante el incendio de un geriátrico.  

  • 1