lunes, 18 febrero 2019
19:23
, última actualización
Local

El joven de Alcosa dice que no sabe por qué mató a su vecina

Tras el crimen se duchó y se fue a la calle. Diez horas después confesó.

el 07 jun 2010 / 19:27 h.

TAGS:

"Me preguntó por mi madre y cuando me di cuenta estaba muerta". Así fue cómo el joven de 23 años que el domingo acabó con la vida de su vecina explicó lo ocurrido a la madre de su mejor amigo. Borja B. O. le confesó a ella y a su hijo que después de venir de marcha se cruzó en la escalera del número 3 de Ciudad Oliva, en el Parque Alcosa, con Efigenia, una mujer de 78 años que vivía sola, tras lo que ocurrió el fatal desenlace "sin saber por qué".


Borja volvió ayer al escenario del crimen esposado y acompañado por dos agentes del Grupo de Homicidios, con los que estuvo durante una hora y cuarto en el piso de la víctima. Allí, probablemente intentó reconstruir la muerte de Efigenia, ya que el joven al día siguiente decía no acordarse cómo ocurrió exactamente. Eso es al menos lo que le confesó a su amigo Moisés, con el que había pasado de marcha la noche antes del crimen.


Los dos, amigos desde la infancia, estuvieron juntos todo el sábado, incluso ambos comieron en casa de Moisés. Pasadas las diez de la noche se marcharon a una fiesta en las inmediaciones del Estadio Olímpico, de la que regresaron ya en la mañana del domingo, sobre las diez. "Mi hijo lo dejó en la puerta del bloque, pero no vio que discutiera con nadie", aclaró ayer Mari Carmen, la madre de Moisés. Según les contó Borja diez horas después, se encontró con su vecina del primero (el joven vivía en el quinto) cuando ella estaba en su puerta y ésta le preguntó por su madre. Lo siguiente que recuerda es que la había matado de varias puñaladas, tras lo que subió a su casa para ducharse. "Luego dice que se fue a Sevilla Este a despejarse", explicó Mari Carmen.


El joven, según esta versión, estuvo deambulando hasta las ocho de la tarde, cuando llamó a su amigo Moisés para verlo en el parque. Allí le confesó que había matado a su vecina. En ese momento, llegó Mari Carmen que al ver a los dos jóvenes muy nerviosos se acercó. "Moisés me dijo que tenía paranoia y que estaba diciendo que había matado a su vecina", aseguró. "Lo único que me decía era Carmen ayúdame que he destrozado mi vida", relató la madre de Moisés.


Ninguno le creía porque "es un niño muy noble y nunca se mete con nadie. Le dije que seguro que lo soñó", señaló Mari Carmen. Pero, ante la insistencia del joven, Moisés fue a llamar al piso de Efigenia y al de la hermana de ella, que también vive en el Parque Alcosa. Nadie la había visto y no contestaba al teléfono. Fue entonces cuando decidieron llamar al padre de Borja, separado de la madre desde hace 10 años. Fue él quien lo llevó a la comisaría de la Policía Local de Sevilla Este. Mientras el joven declaraba, los Bomberos accedían sobre las diez de la noche por un patio interior al piso, donde, efectivamente encontraron a Efigenia tendida en el suelo con varias puñaladas en el cuerpo.


Según Mari Carmen, Borja había bebido mucho, "incluso se bebió los cubatas que la gente dejaba, que a saber lo que le habían echado". Otros amigos, en cambio, dijeron que pudo haber consumido algún tipo de droga.

  • 1