lunes, 18 febrero 2019
17:49
, última actualización
Local

El joven kurdo que arrojó un zapato al primer ministro turco se querella contra su escolta

el 24 jun 2010 / 13:54 h.

TAGS:

Hokman Joma, el joven kurdo de pasaporte sirio que fue detenido el  pasado día 22 de febrero tras arrojar un zapato contra el primer  ministro turco, Recip Tayip Erdogan, en el momento en que éste  abandonaba el Ayuntamiento hispalense, -donde se le había entregado  el premio 2009 de la Fundación Sevilla NODO Entre Culturas- y se  disponía a subir a su coche oficial, se ha querellado contra el  escolta de Erdogan por un presunto delito contra la integridad moral  o, en su defecto, de injurias.   

En este sentido, fuentes del caso informaron a Europa Press de que  esta querella fue presentada durante el presente mes de junio por la  representación jurídica del propio Hokman Joma, al entender que el  escolta del primer ministro turco "vulneró el derecho a la integridad  moral" del detenido, ya que, según añadieron, "se echó encima y le  tapó la boca", dándole un trato "denigrante".  

Por este motivo, el abogado de Hokman Joma ha presentado una  querella al objeto de que se identifique al escolta de Recip Tayip  Erdogan y, una vez identificado, se le tome declaración por un  presunto delito contra la integridad moral, ya que "cuando se le  detuvo de aquella forma se lesionó una parte fundamental de la  dignidad, del derecho a la libertad de expresión, al honor y la  imagen que asiste a toda persona".

Conviene recordar que el joven kurdo será juzgado a partir de las  12,45 horas del próximo lunes en el Juzgado de lo Penal número 11 de  Sevilla, en un juicio en el que la Fiscalía solicitará para el  encartado tres años y ocho meses de prisión como autor de los  presuntos delitos contra la comunidad internacional, atentado a la  autoridad y de resistencia grave a los agentes de la autoridad, si  bien propone sustituir las penas privativas de libertad por la  expulsión del territorio nacional del acusado.

De su lado, la defensa del acusado, ejercida por el letrado Luis  Ocaña, pedirá la absolución de su representado, el cual se encuentra  actualmente en prisión preventiva tras haber rechazado tanto el  Juzgado de Instrucción número 11 de Sevilla como la Audiencia  Provincial su petición de libertad, todo ello debido a la "gravedad"  de los hechos y ante el "elevado" riesgo de fuga existente.  

LOS HECHOS

En su escrito de acusación, el Ministerio Público relata que,  sobre las 22,15 horas del día 22 de febrero de 2010, el acusado se  encontraba en las proximidades de la Plaza Nueva de Sevilla, cuando  se dirigió hacia la puerta del Ayuntamiento, donde en ese momento  hacía acto de presencia Erdogan.  

Según añade, una vez el encartado se situó próximo a dicha  autoridad, se descalzó un zapato y, "con el ánimo de transgredir la  integridad física de la misma, lo lanzó contra ésta, sin que llegara  a alcanzarle, profiriendo a su vez palabras como 'Viva el Kurdistán',  'criminal' o 'asesino'".

Acto seguido, añade el fiscal, el acusado fue reducido por dos  agentes de la Policía Nacional que formaban parte del operativo de  seguridad, ofreciendo el mismo "una fuerte resistencia contra los  agentes, forcejeando fuertemente con ellos sin llegar a causarles  lesión".

ERDOGAN, PERSONA "INTERNACIONALMENTE PROTEGIDA"

El Ministerio Público recuerda que, tanto España como Turquía, han  ratificado en fechas 8 de agosto de 1985 y 11 de junio de 1981,  respectivamente, la Convención sobre la prevención y castigo de  delitos contra personas internacionalmente protegidas de 14 de  diciembre de 1973, por la cual se reconoce a la autoridad agredida en  este caso el estatuto de "persona internacionalmente protegida".  

  • 1