Local

El joven que agredió a una menor con una piedra en Utrera ingresa en la cárcel de Sevilla-I

el 02 nov 2011 / 14:31 h.

TAGS:

José Antonio García Rodríguez, el joven de 28 años de edad  conocido como el 'Cobra' que fue detenido en octubre en París por la  supuesta agresión con una piedra el pasado día 28 de agosto en la  localidad sevillana de Utrera a una menor de 13 años, a la que dejó  gravemente herida y que fue ingresada en el Hospital Virgen del Rocío  de Sevilla, ha sido ya extraditado y ha ingresado en la cárcel de  Sevilla-I.  

En este sentido, fuentes penitenciarias han informado a Europa  Press de que, después de que las autoridades judiciales francesas  decretaran su ingreso en una prisión gala, el joven de 28 años, que  también hirió a la abuela de la menor de edad, ha sido extraditado y  ha ingresado en la cárcel de Sevilla-I, extremo que se produjo a  finales de la pasada semana.   

Los hechos ocurrieron a finales de agosto, cuando la menor,  identificada como R.R.S., paseaba junto a su abuela por Utrera cuando  fueron sorprendidas y agredidas por un joven de 28 años vecino de  Málaga que, al parecer, según precisaron fuentes del Ayuntamiento de  Utrera, conocía a la menor a través de la red social 'Tuenti'. Tras  ello, se dio a la fuga, aunque finalmente fue detenido en París,  imputándosele un supuesto delito de homicidio en grado de tentativa y  delitos de lesiones.

Desde el primer momento, la Guardia Civil realizó pesquisas para  poder localizarlo y detenerlo, encargándose de la investigación el  Equipo Mujer Menor (Emume) de Policía Judicial de la Guardia Civil.  En la investigación se barajaron varias hipótesis sobre el paradero  del agresor, entre ellas la posibilidad de que se hubiera suicidado,  tal y como anunció él mismo por Internet; que se encontrara en  España; que hubiera huido de España a través de Portugal, o que  hubiera salido de la Península Ibérica hacia Francia.

Ante la eventualidad de que el huido hubiera abandonado el  territorio nacional, se solicitó el dictado de una orden europea de  detención y se lanzó una orden de búsqueda por distintos países del  entorno de España. De forma paralela, la Guardia Civil mostró la  fotografía del agresor a los medios de comunicación solicitando la  colaboración, la cual fue "multitudinariamente" acogida, recibiéndose  "innumerables" comunicaciones que fueron comprobadas una por una.

Toda vez que el agresor carecía de medios de subsistencia, se  desplegó un importante trabajo de investigación en torno a estaciones  trenes, de autobuses, parques, comedores sociales o albergues. En una  de estas actuaciones, la Benemérita contactó con el enlace policial  francés en la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil, a  través del cual se encomendó a la Brigada Nacional de Búsqueda de  Fugitivos (BNRF), dependiente de la Dirección General de Policía  Judicial Francesa, la búsqueda y localización del fugitivo.  

Fruto de estos esfuerzos, finalmente se le consiguió localizar en  el barrio parisino de Bagnolet de París, en las inmediaciones de una  estación de autobuses, donde al parecer vivía como un indigente. Los  agentes de la BNRF detuvieron inmediatamente al fugitivo, que solía  vestir con ropa de estilo gótico.

  • 1