martes, 19 febrero 2019
17:51
, última actualización
Local

El joven que mató a su padre en Año Nuevo será juzgado en julio

el 08 jun 2010 / 13:03 h.

TAGS:

Un jurado popular enjuiciará a partir del 2 de julio a un joven de 27 años, para quien el fiscal pide 8 años de cárcel por matar a su padre en la madrugada de Año Nuevo de 2008, después de que la víctima amenazase con matar a su familia con tres escopetas y un cuchillo.

Fuentes del caso han informado a Efe de que el jurado quedará constituido el viernes 2 de julio pero la declaración del acusado y los testigos no comenzará hasta el siguiente lunes.

El fiscal pide ocho años de cárcel para el procesado A.D.P., que mató a su padre a puñaladas el 1 de enero de 2008 en la vivienda familiar de Alcalá de Guadaira (Sevilla) después de que la víctima A.D.G., de 57 años, comenzase a disparar al aire en el jardín con tres escopetas, molesto por los petardos de los vecinos.

En un momento de la madrugada, el luego fallecido encañonó a su esposa con amenazas de muerte, por lo que el acusado "decidió intervenir para poner a salvo a su madre", tomó una de las escopetas y se dirigió a la cocina, adonde fue seguido por su padre, que le encañonó.

El acusado efectuó un disparo con la escopeta de cañones yuxtapuestos que llevaba, de la que salieron dos disparos que impactaron a su padre en el costado y en la mano izquierda, que quedó "prácticamente desprendida del cuerpo", según el escrito de acusación del fiscal, al que ha tenido acceso Efe.

Pese a estar ya gravemente herido, A.D.G. sacó de su bolsillo un cuchillo de 8,5 centímetros de hoja y amenazó de nuevo con matar a toda la familia, por lo que su hijo tomó un cuchillo jamonero y ambos forcejearon.

Afirma el fiscal que estando el padre desarmado y en el suelo, su hijo le propinó tres puñaladas en el pecho que motivaron su muerte por hemorragia.

El fiscal aplica al acusado la atenuante de legítima defensa y reconoce que los herederos del fallecido no reclaman nada, pero sin embargo solicitar para él 8 años de cárcel por homicidio.

Por su parte, la defensa que ejerce el abogado Manuel Salinero, en un escrito facilitado a Efe, pide la libre absolución porque entiende que el joven actuó "desde la urgencia de evitar que su padre hiciera daño al resto de la familia".

Explica que el padre sufría una psicosis bipolar pero había dejado de tomar su medicación, lo que le hizo "comprar armas de forma compulsiva" y sólo en los últimos meses había adquirido trece rifles o escopetas, abundantes armas blancas y dos perros pitbull con los que acostumbraba a dormir.

El padre, según el escrito de la defensa, "se irritaba por cuestiones sin importancia" y "la única forma de apaciguarse era exhibiendo el potencial de armas con que contaba", de modo que la noche de Fin de Año salió al jardín con tres escopetas y numerosa munición y se declaró dispuesto a disparar al aire "hasta las siete de la mañana".

Afirma la defensa que "la sucesión de hechos sólo se justifica desde la actitud de la persona que intenta salvaguardar la vida de su madre, su hermana, su novia y la suya propia, estando presente en todos y cada uno de sus actos la legítima defensa".

  • 1