Deportes

El juego del Sevilla ha perdido voltaje

Ha pasado de sumar 11 puntos en las 5 primeras jornadas a anotarse sólo 4 en las 5 últimas.

el 05 nov 2012 / 00:00 h.

El juego eléctrico de este Sevilla, que despertó pasiones en el arranque de Liga, especialmente en los choques ante Madrid y Barça, ha perdido gran parte de su voltaje en las últimas jornadas y así lo está reflejando la clasificación: 11 puntos en los 5 primeros partidos de Liga y sólo 4 en los 5 últimos.

Los rivales tienen muy claro que a la pareja Navas-Cicinho hay que ponerle un doble  muro de contención –ayer Juanfran y Juanlu–, que de la banda izquierda se pueden despreocupar porque desde la lesión de Trochowski aquello es un páramo, y que atando en corto a Negredo –los centrales granota no dejaron ayer que rematase una sola vez con peligro en el interior del área– el juego ofensivo del Sevilla está condenado al fracaso, salvo que Fazio o Spahic la cacen en alguna jugada de estrategia o Medel y Rakitic agarren algún rechace en la frontral. Ayer cazó dos el chileno, uno en el punto de penalti, pero ambos fueron a las nubes.

El dominio del Sevilla fue absoluto, abrumador casi, pero el peligro por el que pasó el portal de Munúa fue mínimo. Algo está fallando. Urge que Míchel enseñé a centrar a Jesús Navas como hacía él porque hay que ver el caudal de juego que se le va al Sevilla por la banda del palaciego. Llega una y otra vez, pero cada vez es más raro encontrar rematadores a sus centros. Los números no engañan. Y los de Navas en ese aspecto, y en los remates, son horrendos: aún no se estrenó ni de goleador ni de asistente.

Ayer el Sevilla remató 20 veces sobre el marco rival –sólo cinco a puerta–, mandó 40 centros al area y botó 10 saques de esquina, pero a Munúa no se le recuerda ninguna intervención espectacular, salvo un par de buenas manos para enviar a córner sendos remates de fuera del área de Negredo y Babá.

Míchel parecía haber dado con el equipo-tipo en las primeras jornadas y es verdad que la baja de Trochowski se está notando en demasía. Ni Manu, ni Reyes ni Luna han estado a la altura del alemán y oportunidades han tenido ya todos. Al técnico corresponde buscar soluciones, que quizá pasen por prescindir de la dupla Maduro-Medel en este tipo de partidos frente a rivales tan encerrados. Ahí aguardan Campaña o Kondogbia.

  • 1