Economía

El juez acepta el concurso de acreedores de Martinsa

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña admitió el jueves el concurso voluntario de acreedores (antigua suspensión de pagos) de Martinsa-Fadesa, que confía en alcanzar un convenio anticipado de pago con las entidades con las que mantiene su deuda.

el 15 sep 2009 / 08:36 h.

El Juzgado de lo Mercantil número 1 de A Coruña admitió el jueves el concurso voluntario de acreedores (antigua suspensión de pagos) de Martinsa-Fadesa, que confía en alcanzar un convenio anticipado de pago con las entidades con las que mantiene su deuda.

El auto judicial remitido el jueves a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) detalló que los acreedores de la compañía podrán dar a conocer a la administración concursal los créditos que les debe la inmobiliaria en el plazo de un mes a contar desde el próximo 1 de septiembre. No obstante, la inmobiliaria confía en llevar a cabo el convenio anticipado, algo que, según la Ley Concursal, podría implicar una quita de hasta el 50% de su deuda y un plazo de espera para el pago de hasta cinco años.

El Juzgado designó como miembros de la administración concursal, que cuenta con dos meses a partir del 1 de septiembre para elaborar una memoria de la situación de la compañía, a la abogada Antonia Magdaleno Carmona -de la firma Broseta Abogados- y a Bankinter, en representación de los acreedores, mientras que el tercer administrador será designado por el supervisor bursátil.

En este sentido, el consejero delegado de Bankinter, Jaime Echegoyen, manifestó la intención de que la labor de la entidad en la administración concursal "ayude al sector de la banca", que se ha visto afectado en algunos casos por la suspensión de pagos.

En esta situación se encuentra el Banco Popular, cuyo presidente, Ángel Ron, reconoció el jueves que no preveía que la inmobiliaria solicitara el concurso de acreedores de forma "tan inmediata" y que, por ello, dotó provisiones en el primer semestre por 100 millones.

Martinsa-Fadesa presentó el pasado día 15 la solicitud de concurso voluntario de acreedores para garantizar la continuidad de su proyecto empresarial y sanear la compañía, que cuenta con una deuda de 5.200 millones de euros y un patrimonio de 10.805.

La declaración de concurso fue aceptada porque, según el auto, la compañía se encuentra en "estado de insolvencia inminente" como consecuencia de la drástica disminución de su actividad durante el presente ejercicio, dado el estancamiento del mercado inmobiliario. En su razonamiento, el juez explica que la insolvencia "no presupone la insuficiencia patrimonial para responder al pago de todas sus obligaciones, sino únicamente la imposibilidad de satisfacerlas a sus vencimientos".

Por esta razón, aun cuando el patrimonio de Martinsa-Fadesa baste para cubrir toda la deuda, lo relevante para el juez ha sido determinar que en la situación actual la compañía no puede hacer los pagos comprometidos sin exponerse a "ejecuciones singulares".

No obstante, Martinsa-Fadesa aseguró que "seguirá trabajando, bajo la supervisión de la administración concursal designada" y que su intención es "satisfacer todos y cada uno de los compromisos adquiridos con sus clientes".

  • 1