Local

El juez afirma que ningún perito ve peligrar los pisos de Manuel Arellano

Ningún perito defendió que haya peligrado o peligre la estructura de los bloques de Manuel Arellano afectados por la obra del parking municipal de Crucero Baleares y todos coinciden en que los trabajos deben seguir para mayor seguridad. (Foto: Antonio Acedo).

el 15 sep 2009 / 01:34 h.

TAGS:

Ningún perito defendió que haya peligrado o peligre la estructura de los bloques de Manuel Arellano afectados por la obra del parking municipal de Crucero Baleares y todos coinciden en que los trabajos deben seguir para mayor seguridad. Esto es lo que alega el juez en el auto que levanta la paralización de las obras.

Para disgusto de los vecinos afectados, el magistrado titular del Juzgado de lo Contencioso-administrativo número 10 de Sevilla, Luis Alfredo de Diego, emitió ayer el auto en el que suspende la paralización cautelar de las obras que él mismo ordenó y en el que afirma que ninguno de los peritos "pudo sostener que peligrase la estructura de los edificios afectados por las obras. A lo sumo, uno de ellos, el Sr. Hidalgo Romero, informó de que estaba dentro de los límites de tolerancia", o lo que es lo mismo, que el desplazamiento del edificio no llega a los 47 milímetros.

Eso sí, aunque el juez cree que no se ha acreditado riesgo alguno en la construcción del aparcamiento subterráneo de Crucero Baleares, junto a la Ronda de Triana, elude a posibles indemnizaciones.

Compensaciones.

"Todo ello es, por supuesto, -reza en el auto- sin perjuicio de las posibles acciones resarcitorias por daños que la intercomunidad puede ejercitar contra quien le parezca oportuno y teniendo en cuenta, además, que las medidas cautelares se adoptan y se deniegan bajo la cláusula rebus sic stantibus, lo que significa que, ante circunstancias o hechos nuevos, pueda volver a solicitarse la medida denegada o a modificarse la acordada". Así, el magistrado deja una puerta abierta a nuevas acciones judiciales por parte de los vecinos, en el caso de que se detecten nuevos desplazamientos o incidentes en la obra.

No obstante, el auto indica que no se ha acreditado un peligro "inminente, ni siquiera probable, por la prosecución de las obras", de ahí que el Área de Movilidad reanudase el pasado viernes (con la autorización del juez) el hormigonado del parking.

Asimismo, el juez recuerda que en la comparecencia de ambas partes celebrada el pasado viernes "ni un solo perito" aconsejó mantener la paralización, dándose el caso de que uno de ellos, Antonio Jaramillo, no sugería detener los trabajos, sino adoptar medidas de seguridad tales como "sellar todas las juntas de los bataches y reforzar todo el arriostramiento". En este sentido, continuar las obras supondría también un "refuerzo", con la losa de hormigón y el levantamiento de los forjados, siendo "contraproducente" prolongar el estado en el vaciado de la segunda fase.

De Diego concluye en su auto eximiendo de costas a los vecinos, ya que, según sostiene, "no puede ignorarse la inquietud y el desasosiego de los residentes en los edificios de la intercomunidad solicitante ante lo que ellos evidenciaban como un peligro real para sus bienes. Ello es suficiente para entender que su petición no fue temeraria", apostilla el magistrado.

  • 1