Local

El juez analiza si el discapacitado que violó a la niña fue consciente

"Sólo uno es intocable". Ni el juez ni el fiscal pueden alcanzar al más pequeño de los 6 jóvenes que violaron a una niña de 13 años en Baena (Córdoba). Otros tres menores ingresaron en centros de reforma y el mayor está en prisión. El disminuido psíquico, también mayor de 18, por ahora sigue libre, aunque el juez le someterá a pruebas para valorar si su retraso anuló su conciencia durante la violación.

el 16 sep 2009 / 05:51 h.

TAGS:

"Sólo uno es intocable". Ni el juez ni el fiscal pueden alcanzar al más pequeño de los 6 jóvenes que violaron a una niña de 13 años en Baena (Córdoba). Otros tres menores ingresaron en centros de reforma y el mayor está en prisión. El disminuido psíquico, también mayor de 18, por ahora sigue libre, aunque el juez le someterá a pruebas para valorar si su retraso anuló su conciencia durante la violación.

La violación en grupo de seis adolescentes a una niña de 13 años en Baena (Córdoba) a plena luz del día y junto a una piscina pública repleta de personas ha vuelto a empujar a la sociedad hacia un debate sobre la exigua responsabilidad penal de los menores. A pesar de todo, la Fiscalía de Córdoba quiso ayer dejar claro que "cinco de los seis sospechosos" están siendo investigados y "ya han sido imputados".

La Fiscalía es re

sponsable de los menores de entre 13 y 15 años que -supuestamente- participaron en la violación. Por ahora ha enviado a tres de ellos a centros de reforma de Sevilla, Granada y Málaga. El juez de instrucción de Baena está procesando a los otros dos, que ya habían superado la mayoría de edad: el mayor de todos, de 22 años, que ya ha ingresado en prisión, y el chico discapacitado psíquico, que también tiene más de 18.

Éste último se encuentra en libertad debido a su "disminución reconocida", aunque fuentes de la Fiscalía aseguraron ayer a El Correo que el juez "le va a someter a pruebas psicológicas para valorar si la discapacidad que padece anuló su conciencia en el momento de la violación".

Sólo el más pequeño de los seis (13 años), que además compartía clase con la víctima en el mismo instituto, ha quedado al margen de la investigación. El chico está por debajo de la edad máxima de responsabilidad penal (14 años). "La ley dice que no podemos hacer nada contra él. Es intocable. Para el chico de 13 años la historia ya ha terminado", explican desde la Fiscalía.

Sobre los dos jóvenes en libertad se ha dictado una orden de alejamiento para evitar que se acerquen a la niña. Con todo, esta idea de impunidad ha vuelto a conmocionar a la sociedad. La familia de la chica fue preguntada expresamente por los periodistas si apoyarían un endurecimiento de las penas aplicadas a los menores de 14 años, y como ya ocurriera con el caso Marta del Castillo, la respuesta fue afirmativa.

Desde el Gobierno se apresuraron ayer a cerrar el debate, a sabiendas de que casos como éste despiertan una sensibilidad cuasi irracional en la calle. El delegado del Gobierno en Andalucía, Juan José López Garzón, dijo que "no se trata de un problema policial, pues ya están detenidos y puestos a disposición judicial, sino social". La delegada de Justicia en Córdoba, Mercedes Mayo, dijo que "no es partidaria" de cambiar la Ley del Menor, porque se trata de casos "excepcionales".

Sin embargo, desde la Fiscalía de Córdoba recordaron ayer que el fiscal jefe ha pedido "en numerosas ocasiones una reforma de la ley que permita actuar con menores de 14 años", porque han detectado "cada vez más casos graves en menores en los que ni fiscal ni juez pueden actuar en la vía de la reforma". "Hemos mencionado casos concretos en la memoria de la Fiscalía, con números, para lograr que se implique responsabilidad penal a menores. Pero tenemos las manos atadas, la decisión es del Parlamento español".

El pasado 2 de julio, en Baena, una niña de 13 años fue a la piscina pública con su hermano de 10. Encontró a su ex novio, con el que se "enrolló" en los vestuarios. Luego, éste la amenazó con enseñar a sus padres un vídeo sexual grabado con móvil y, para evitarlo, la obligó a mantener relaciones sexuales con cinco amigos en los aledaños de un edificio contiguo y en los mismos vestuarios.

  • 1