Local

El juez autoriza la semilibertad de ‘Txelis’ por separarse del entorno de ETA

Una operación policial arresta a 14 miembros de Segi, cantera de la banda.

el 22 oct 2010 / 19:24 h.

TAGS:

Momento del arresto de varios miembros de Segi el día de ayer.

Premio por desvincularse de ETA. El juez de vigilancia penitenciaria de la Audiencia Nacional justificó ayer su decisión de permitir al ex dirigente etarra José Luis Álvarez Santacristina, Txelis, salir varias horas al día de prisión como una respuesta a sus "esfuerzos" por "separase del entorno de una organización criminal".

La decisión del magistrado José Luis Castro fue respaldada por las asociaciones de jueces, cuyos portavoces subrayaron en declaraciones a Efe que no se trata de una medida extraordinaria, ya que si se cumplen los requisitos legales un miembro de ETA no es un delincuente distinto del resto en cuanto a su derecho a obtener beneficios.

En un auto notificado ayer, el juez Castro, con el respaldo previo de la Fiscalía, concedió su visto bueno a la propuesta de la Junta de Tratamiento de la prisión de Nanclares de Oca (Álava), que consideró que Txelis, expulsado de la banda en 1998, cumple los requisitos para poder acogerse al artículo 100.2 del Régimen Penitenciario y abandonar diariamente la cárcel para hacer un curso de formación.

Txelis, que se encuentra en segundo grado penitenciario, ha cumplido la mitad de su condena de acuerdo con el antiguo Código Penal, ha condenado la violencia terrorista, se ha comprometido a pagar la responsabilidad civil derivada de sus acciones y ha pedido perdón a las víctimas.
El magistrado entiende que la aplicación de esta medida "hace posible el alejamiento del interno de los postulados y medios e instrumentos criminales de ETA", por lo que "permite dar una respuesta proporcionada y constante a los esfuerzos de los internos por separarse del entorno de una organización criminal".

La decisión de Castro ha recibido el respaldo de todas las asociaciones judiciales, entre ellas el de la Asociación Profesional de la Magistratura (APM), mayoritaria en la carrera y de carácter conservador.

Golpe a Segi. Al mismo tiempo, la Policía Nacional detuvo ayer a 14 presuntos miembros de la nueva dirección de la organización juvenil ilegalizada Segi en una operación con la que, según el ministro del Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, se ha conseguido impedir que la "cantera" de ETA llegue al "equipo titular".

La operación, en la que participaron 300 policías, es una continuación de la desarrollada en noviembre de 2009, en la que se intervinieron los documentos titulados Zirikatzen Lana (Trabajo de Hostigamiento) y Herri Borrokaren Oinarrizko Esluliburua (Manual de Bases de La Lucha Popular).
Según Interior, el primero de ellos contenía un catálogo de objetivos potenciales -como bancos, sedes de partidos, medios de transportes, antenas y repetidores, juzgados o bienes personales de policías, guardias civiles, ertzainas y cargos electos-, y el segundo, un manual de técnicas y materiales para atacarlos. De hecho, la Policía sospecha que algunos de los detenidos están relacionados con recientes acciones de violencia callejera como la que tuvo lugar el pasado miércoles en Rentería (Guipúzcoa).
Además de las detenciones, en la operación se han practicado 37 registros domiciliarios y de distintos locales, algunos de ellos auténticas "bases logísticas" de Segi y Askatasuna, según el departamento que dirige Rubalcaba. En esos registros se ha intervenido abundante documentación interna y soportes de almacenamiento informático, 36.000 euros y material para la confección de artefactos incendiarios.
De los 14 detenidos, cinco lo han sido en Vizcaya, cinco en Navarra, dos en Guipúzcoa, uno en Álava y otro en Barcelona.
En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Rubalcaba destacó que el objetivo del Gobierno y de las Fuerzas de Seguridad de no consentir que ETA rehaga su cantera y aseguró que "cada vez que ETA rehaga su cantera, la Policía actuará y esa cantera nunca podrá llegar al equipo titular".
Esta actuación policial, sin embargo, fue rechazada ayer por la izquierda abertzale y advirtió de que, pese a estas detenciones, "un nuevo escenario político se está abriendo ya en Euskal Herria". Por su parte, el ex ministro y vicepresidente del Grupo Popular europeo, Jaime Mayor Oreja, volvió a repetir ayer que los últimos pasos políticos que se han dado confirman que el proceso de negociación con ETA "era y es una realidad que va progresando".

  • 1