Local

El juez critica a Miguel por admitir una violación para eludir al jurado

El juez del caso Marta ha rechazado la pretensión de los imputados de eludir que el crimen sea juzgado por un jurado popular, en una resolución en la que niega que un tribunal ciudadano sea menos imparcial que un juez profesional. En el texto aprovecha para criticar a Miguel, el principal sospechoso del crimen, por admitir que confesó una violación para evitar el juicio con jurado

el 18 sep 2009 / 20:00 h.

TAGS:

El principal imputado, a su llegada a los juzgados
El juez del caso Marta ha rechazado la pretensión de los imputados de eludir que el crimen sea juzgado por un jurado popular, en una resolución en la que niega que un tribunal ciudadano sea menos imparcial que un juez profesional. En el texto aprovecha para criticar a Miguel, el principal sospechoso del crimen, por admitir que confesó una violación para evitar el juicio con jurado.


El juez de Instrucción 4 mantiene su intención de que sean nueve ciudadanos los que decidan si los imputados por la muerte de Marta del Castillo son culpables o no. En una resolución dictada ayer, el magistrado Francisco de Asís Molina explica que desestima los recursos de los imputados porque se basan en la idea de que el jurado no será imparcial.El juez, en cambio, entiende que debe "rechazar de plano cualquier argumentación orientada al descrédito" del tribunal popular y asegura que ese sistema "contiene mecanismos idóneos para garantizar la imparcialidad".

La resolución se detiene a la hora de explicar que la muerte de la joven, sea por homicidio o asesinato, hubiera sido juzgada por un jurado de no ser porque el ex novio de Marta y principal sospechoso, Miguel Carcaño, confesó una violación de la que no había más prueba que su testimonio. Más tarde se desdijo y alegó que realizó esa confesión, que fue demoledora para la familia de la joven, para eludir ser enjuiciado por un tribunal ciudadano, lo que es calificado por el juez como un "escarnio" para la víctima y un "despropósito".


El juez Molina detalla, literalmente, que en la investigación del caso Marta del Castillo "era objeto de persecución solamente la muerte y desaparición de la menor, y después fue el propio autor confeso de la muerte quien afirmó que antes la violó; episodio de agresión sexual que está sustentado, en exclusiva, en su propia confesión y que hoy, para escarnio de un mínimo de respeto a la víctima, viene a ser negado en su última declaración, precisamente afirmando el imputado, sin rubor alguno, que confesó la violación para evitar el juicio de jurado". El juez añade que "así las cosas, es difícil entender que después de tamaño despropósito su defensa mantenga el recurso".


Previamente, el magistrado recuerda que mientras se investigaban los hechos se conoció una sentencia del Tribunal Supremo, dictada en junio de 2009, que establece que los delitos que tengan conexión entre sí deben ser juzgados por un jurado cuando uno de ellos sea competencia de este tribunal, lo que ocurre con los asesinatos y homicidios. De ahí que considere que "el tribunal del jurado sea el competente para enjuiciar la muerte y desaparición de la menor, tanto como todos los hechos inmediatamente anteriores, coetáneos y posteriores".

La sentencia de junio de 2009 a la que alude el juez obligó a repetir el juicio contra un acusado de violar y matar a dos policías en L'Hospitalet de Llobregat, en 2004, precisamente porque lo enjuició un tribunal profesional al considerar que el delito de violación no debía tratarlo un jurado. El Supremo entiende, en cambio, que las violaciones estaban íntimamente relacionadas con las muertes y por tanto el acusado debía haber sido enjuiciado por los nueve miembros de un jurado ciudadano. Y esa decisión sienta precedentes.

Por eso, el juez considera que esa misma doctrina es aplicable en el caso de Marta, desestima los recursos de reforma que presentaron los imputados Miguel Carcaño, su amigo Samuel Benítez y la novia de su hermano, María García, y mantiene su postura favorable a que se celebre un juicio con jurado por este crimen, en el que, como también recuerda el magistrado, aún no se ha encontrado el cuerpo de la víctima.

La resolución también admite a trámite los recursos de apelación ante la Audiencia de Sevilla interpuestos por Carcaño, su hermano Francisco Javier Delgado, y María García para el caso de que no prosperase el recurso ante el propio juzgado, y recuerda a Samuel Benítez su posibilidad de unirse a ellos o presentar su propio recurso si lo cree conveniente.En el caso está también imputado un menor, El Cuco, que será juzgado aparte, por un tribunal de Menores.


  • 1