Local

El juez del caso Marta estudia la carta que escribió Miguel antes de su intento de suicidio

El juez que investiga la muerte de Marta del Castillo tiene ya en su poder una carta que dejó escrita Miguel Carcaño, principal acusado del crimen, antes de intentar suicidarse el jueves. La estrecha vigilancia a la que está sometido impidió que se ahorcara con un cordón de chándal que tuvo que cogerle a otro preso, porque a él se le habían retirado los elementos peligrosos de la ropa.

el 16 sep 2009 / 00:33 h.

TAGS:

I. Comesaña

El juez que investiga la muerte de Marta del Castillo tiene ya en su poder una carta que dejó escrita Miguel Carcaño, principal acusado del crimen, antes de intentar suicidarse el jueves. La estrecha vigilancia a la que está sometido impidió que se ahorcara con un cordón de chándal que tuvo que cogerle a otro preso, porque a él se le habían retirado los elementos peligrosos de la ropa.

La misiva manuscrita por Miguel, que iba dirigida a su abogada, se encontró la misma noche del jueves. Tras abortar su intento de suicidio, el personal de prisión registró las pertenencias que guarda en su celda para comprobar que no tenía escondido algo más con lo que poder lesionarse, y entre su ropa estaba la carta. La Policía Judicial la recogió a las diez de la mañana de la prisión de Morón y la llevó al juzgado en un sobre cerrado para que se sume al resto de las pruebas del caso, con un oficio en el que se explicaban las circunstancias en las que fue encontrada.

Miguel estaba con otros reclusos a la hora de la cena, en torno a las ocho de la tarde del jueves, cuando dijo que iba al servicio y aprovechó para colgarse con un cordón de chándal del quicio de un cuarto de baño que da al patio de la cárcel. Pero uno de los internos-sombra, como se denomina a los presos de confianza que lo acompañan en todo momento, porque está dentro del protocolo de prevención de suicidios y no puede quedarse solo, notó que tardaba y entró a buscarlo. Junto al personal de la prisión, que también tiene orden de controlarlo de cerca, pudieron rescatarlo antes de que sufriera lesiones. Sólo necesitó que le administraran un par de calmantes.

La Dirección General de Instituciones Penitenciarias indicó ayer que a raíz de este incidente no está previsto reforzar la seguridad del principal acusado de la muerte de la joven Marta del Castillo, quien primero confesó haberla matado de un golpe y luego se retractó para decir que la violó con su amigo El Cuco y éste fue quien luego acabó con su vida, asfixiándola. El departamento responsable de las prisiones recordó que ya se le habían aplicado estrictas medidas para evitar que se autolesionara o fuera agredido por otros internos dada la dureza del crimen del que se le acusa, y destacó que éstas han funcionado a la perfección ya que fue rescatado sano y salvo.

El protocolo de prevención también incluye retirarle cualquier objeto con el que pueda hacerse daño, de ahí que incluso se le hubieran quitado los cordones y los cinturones de la ropa. La prisión deberá indagar ahora cómo se apropió del que usó para colgarse, que pudo haberle quitado a otro preso. Tanto eso como la carta hacen pensar que su intento de suicidio no fue espontáneo sino que lo preparó.

El escrito de Miguel quedó ayer depositado en el juzgado de Instrucción 4, ya que el magistrado que instruye el caso, Francisco de Asís Molina, estaba fuera de Sevilla realizando diligencias ajenas a este asunto. El juez deberá ahora analizar su contenido por si contuviese datos de interés para la investigación.

Por su parte, la nueva abogada de Miguel, Paloma Pérez Sendino, acudió ayer a la cárcel para visitar a su cliente tras conocer su intento de quitarse la vida, y se entrevistó con él durante dos horas, el mismo tiempo que cuando acudió a conocerlo el miércoles.

  • 1