Local

El juez deshereda a unos hijos que abandonaron a su padre

El Ayuntamiento de Écija tendrá que pagar más de 15.000 euros a las dos hermanas de un funcionario fallecido. Ambas son beneficiarias del seguro de vida de este trabajador, pero han tenido que esperar a que una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) les diera la razón.

el 15 sep 2009 / 07:57 h.

TAGS:

El Ayuntamiento de Écija tendrá que pagar más de 15.000 euros a las dos hermanas de un funcionario fallecido. Ambas son beneficiarias del seguro de vida de este trabajador, pero han tenido que esperar a que una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) les diera la razón.

La sentencia ha tardado seis años en llegar, pero reconoce a las dos mujeres como beneficiarias del seguro de vida del fallecido, y "antepone los derechos de las dos hermanas del funcionario para cobrar el seguro por fallecimiento, frente a los intereses de la que fue su esposa y sus hijos", según el abogado ecijano Fernando Osuna, que ha defendido a las dos hermanas.

Según Osuna, el trabajador fallecido, cuyas iniciales son J.D.S., se separó y posteriormente se divorció de la que fue su mujer y que constaba como primera beneficiaria del seguro que tenía como empleado del Ayuntamiento de Écija.

La separación matrimonial tuvo lugar tras caer enfermo el trabajador, que igualmente se vio "abandonado por sus hijos", según Osuna, "y fue cuidado por sus dos hermanas". El letrado entiende que "por ingratitud de la que fue su cónyuge hacia el fallecido, al igual que por el comportamiento de sus hijos, la Justicia ha dado la razón a las hermanas del funcionario y se la ha quitado a su mujer e hijos", aunque, según Fernando Osuna, "el Ayuntamiento de Écija mantenía lo contrario".

El fallecido era funcionario del Ayuntamiento de Écija, y desarrolló su vida laboral en el mismo hasta su fallecimiento en marzo de 2002. En el momento de su muerte estaba divorciado y con tres hijos, todos ellos mayores de edad.

En el seguro de vida colectivo que tiene suscrito el Ayuntamiento con sus empleados - y que J.D.S. firmó en mayo de 1999 - aparecían como principales beneficiarios su mujer y sus hijos. Sin embargo, durante la enfermedad de la que falleció, el trabajador tramitó la separación conyugal y posterior divorcio de su mujer "viéndose posteriormente abandonado por sus hijos que rompieron toda relación con él", señala Osuna.

Ante ese abandono que denuncia el letrado, las hermanas del fallecido (una de ellas soltera y la otra casada) tuvieron que dedicarse a cuidarlo durante su enfermedad. Por esta causa, J.D.S. "optó por retirar como beneficiarios de su seguro de vida a sus hijos y colocar en su lugar a las dos hermanas que le atendían en los momentos más difíciles de su vida", enfatiza el abogado.

El 15 de junio de 1999 el fallecido comunicó al Ayuntamiento de Écija su deseo de modificar la designación de beneficiarios de su seguro de vida, solicitando que figurasen como beneficiarios a partes iguales sus hermanas. La nueva póliza se firmó el 27 de julio de 1999.

Sin embargo, a la muerte del trabajador, la aseguradora anunció al consistorio que no se haría cargo de la indemnización, ya que el Ayuntamiento "no remitió el boletín de adhesión" del mismo, según el abogado, por lo que el Ayuntamiento tuvo que hacerse cargo de la indemnización, que supera los 15.000 euros.

Pecularidades. El caso está lleno de particularidades, según Fernando Osuna. "La principal es que ha tardado 6 años en resolverse", subraya el letrado, que reconoce que el tiempo transcurrido ha puesto a prueba la paciencia de sus defendidas, dos mujeres con alrededor de 60 años. El Gobierno local (PSOE) subraya que el asunto tuvo lugar bajo mandato del PA y ha aclarado que la indemnización ya se ha abonado a las hermanas "o está a punto de abonarse".

  • 1