miércoles, 24 abril 2019
00:19
, última actualización
Local

El juez impone seis años y medio por el atropello del Paseo Colón

El fiscal pedía nueve años y medio y una de las familias hasta 36 años de prisión

el 21 mar 2011 / 16:31 h.

TAGS:

Seis años y seis meses de prisión es la condena impuesta por el Juzgado de lo Penal número 8 al autor del doble atropello mortal ocurrido la madrugada del 4 de abril del año pasado en el Paseo de Colón. La juez considera a Fernando Vargas autor de dos delitos de homicidio imprudente, omisión del deber de socorro y contra la seguridad del tráfico, ya que conducía con el carné de conducir retirado y superando la tasa de alcoholemia permitida.

Según explicaron fuentes del caso, la magistrada considera que el joven intentó huir tras atropellar a Patricia Alfaro y Almudena González, de 26 y 30 años, de ahí que le condene por un delito de omisión del deber de socorro, aunque le impone un año de prisión en lugar de cuatro como solicitaba el fiscal de Seguridad Vial, Luis Carlos Rodríguez León. Asimismo, por los dos delitos de homicidio imprudente le impone al joven los cinco años de cárcel que pedía el Ministerio Público.

Sin embargo, la condena queda muy alejada de lo que solicitaban las familias de las dos víctimas que pedían, en el caso de los padres de Almudena, doce años de cárcel; mientras que los de Patricia reclamaban 36 años de cárcel al considerar que no fue un homicidio imprudente. De hecho, el padre de la joven, José Alfaro, ya anunció durante el juicio que estaban dispuestos a recurrir "incluso fuera de España" para lograr una condena mayor, ya que consideran "ridículo" los nueve años y medio de prisión que solicitó la Fiscalía.

En el juicio, Fernando Vargas negó que se saltara dos semáforos en rojo, asegurando que iba a "60 kilómetros por hora". El ahora condenado insistió en su declaración en que no vio a las dos chicas y que sintió un golpe justo cuando miró hacia el velocímetro. Entonces dijo que fue dirigiéndose hacia la derecha para poder apartarse sin entorpecer el tráfico, negando que huyera del lugar de los hechos.

Sin embargo, la versión que ofrecieron los testigos dista de la joven pues todos menos uno aseguraron que las dos chicas cruzaron con el semáforo en verde para ellas. Es más, el conductor de un vehículo dijo que él se paró en un semáforo situado justo antes del lugar del atropello y que fue adelantado "a gran velocidad" por un Clio, que luego vio parado más adelante de donde estaban los cuerpos y cuando él ya tenía el semáforo en rojo.

Las dos víctimas volvían a casa tras pasar todo el Sábado Santo viendo cofradías. Patricia, de Madrid, había venido a Sevilla junto a su novio y otra pareja y se alojaban en casa de Almudena, en Mairena del Aljarafe. Las tres chicas tomaron un taxi y los chicos otros. Ellas llegaron antes y decidieron cruzar hacia la parada del Metro cuando fueron arrolladas. Según explicó la chica que iba con ellas en el juicio, ella no vio el coche, sólo oyó el ruido de un motor acelerando y unas luces que se acercaban cuando ya vio a las dos chicas en el aire.

  • 1