Local

El juez investiga a la hija del ejecutivo del BBVA asesinado en su casa

El juez que instruye la causa por la muerte de Andrés Toro Barea, un alto ejecutivo del BBVA que presuntamente fue asesinado por su esposa, ha abierto diligencias contra la hija de ambos por un posible delito de obstrucción a la justicia por presionar a un testigo.

el 15 sep 2009 / 09:23 h.

TAGS:

El juez que instruye la causa por la muerte de Andrés Toro Barea, un alto ejecutivo del BBVA que presuntamente fue asesinado por su esposa, ha abierto diligencias contra la hija de ambos por un posible delito de obstrucción a la justicia por presionar a un testigo.

Fuentes del caso han dicho a Efe que el juez de instrucción 1 de Sanlúcar la Mayor (Sevilla) consideró que la joven N.T.C., de 31 años, pudo haber presionado al testigo que informó a la Guardia Civil de que su madre poseía un arma para que cambiase su declaración, por lo que dedujo testimonio contra ella.

La causa fue turnada entre los juzgados de Sanlúcar y correspondió al número 3, han añadido las fuentes.

La joven N.T.C., según las fuentes, se encontraba en el juzgado el pasado 31 de julio, cuando fue detenida su madre, y presionó a su tío abuelo para que cambiara su declaración de que la imputada poseía una pistola que le había regalado él mismo.

El cadáver de Andrés Toro fue encontrado el 16 de junio en su chalé de Bollullos de la Mitación (Sevilla) y el pasado día 29 de julio fue detenida su esposa porque supuestamente poseía una pistola -que no ha aparecido- cuyo calibre coincide con los dos disparos que tenía el ejecutivo en el pulmón.

La detención de la imputada fue posible gracias a la declaración de su tío, que informó de que él mismo le había regalado esa pistola para su protección.

El fallecido, de 59 años, era jefe para Andalucía occidental del Centro Especial de Recuperaciones (CER) del BBVA, que gestiona el cobro a morosos y la recuperación de créditos, y fue hallado en su chalé por un compañero del banco, extrañado por su ausencia del trabajo.

La esposa, de la que estaba separado de hecho desde hacía un año y en la actualidad en trámite de divorcio, fue detenida el 29 de julio, tras una orden judicial de entrada y registro de su vivienda.

El pasado día 31, el juez ordenó su ingreso en prisión incondicional sin fianza como presunta autora del asesinato y, a la vez, levantó el secreto de sumario que pesaba sobre las actuaciones.

Desde el comienzo las investigaciones se dirigieron hacia alguien del entorno de la víctima, ya que la vivienda no presentaba signos de lucha ni la puerta había sido forzada, por lo que previsiblemente el hombre permitió el acceso al homicida.

  • 1