Deportes

El juez mete en prisión a los cinco detenidos por el derbi de Montjuïc

El juez de guardia del Juzgado de Instrucción número 21 de Barcelona decretó ayer el ingreso en prisión provisional de los cinco 'Boixos Nois' detenidos por su presunta participación en los incidentes violentos registrados el sábado durante el partido entre el Espanyol y el Barcelona. Foto: EFE

el 15 sep 2009 / 15:59 h.

El juez de guardia del Juzgado de Instrucción número 21 de Barcelona decretó ayer el ingreso en prisión provisional de los cinco 'Boixos Nois' detenidos por su presunta participación en los incidentes violentos registrados el sábado durante el partido entre el Espanyol y el Barcelona.

A los jóvenes se les imputa un delito de desórdenes públicos y otro por falta de lesiones, según informó el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) por medio de un comunicado en el que se indica que las diligencias continúan su trámite habitual.

La decisión judicial obedece a la solicitud de la Fiscalía, que había pedido el ingreso en prisión preventiva de estos cinco jóvenes, que el domingo pasaron a disposición judicial, debido a la gravedad de los hechos y por tratarse de una acción "deliberada y previamente organizada".

Para la Fiscalía, el lanzamiento de bengalas fue previamente preparado, como lo demuestra el hecho de que se detectaron octavillas confeccionadas por los seguidores radicales del Barça para animar a sus simpatizantes a "despedir al Espanyol de la ciudad como se merece".

De acuerdo con la versión de la acusación pública, los detenidos burlaron los dispositivos de seguridad del Espanyol y utilizaron durante el partido elementos prohibidos por la ley, "con grave riesgo para la integridad física de todos aquellos aficionados que se encontraban en las zonas próximas a la de su lanzamiento".

Con esa acción, añade el comunicado, los detenidos provocaron que doce personas tuvieran que ser asistidas por los servicios médicos por lesiones y, además, podrían haber desencadenado avalanchas u otras reacciones entre el público que habrían comportado peligro para los asistentes al partido.

Por este motivo, la Fiscalía califica los hechos de delito de desórdenes públicos en su modalidad agravada, con ocasión de eventos que congregan a un gran número de personas, lo que puede comportar penas de hasta cuatro años y seis meses de prisión.

El Barcelona también ha reaccionado. Su Comisión Delegada decidió suspender cautelarmente la condición de socio de uno de los cinco radicales detenidos en Montjuïc por lanzar bengalas al tener constancia de que es socio de la entidad.

Por parte del Espanyol, Josep Manel Moyá, consejero responsable de la parcela jurídica, reveló ayer que la entidad blanquiazul planteó a los Mossos d'Esquadra una hora antes del inicio del partido la posibilidad de impedir la entrada al estadio de los Boixos Nois. "Pero d que serían más controlables dentro que fuera", añadió.

  • 1