Local

El juez prohíbe que un alumno se acerque a un maestro en 2 años

El joven de FP de un instituto de Málaga pagará una multa de más de mil euros por amenazarle y llamarle «perro judío»

el 24 nov 2010 / 20:09 h.

TAGS:

"¡Os vais a enterar, sois unos mierdas, perros judíos, hablaremos fuera del instituto!". El alumno de FP que profirió estas palabras al director y al jefe de estudios de su instituto, en Málaga, ha sido condenado por un juez a pagar una multa de 1.080 euros por un delito de coacción contra los profesores, más las costas del juicio. En ese momento, el joven estaba siendo conducido fuera del centro por dos agentes de la Policía Nacional. Momentos antes, uno de los docentes le había pedido que abandonara el aula "ante su mal comportamiento" y éste le respondió: "¡No salgo porque no me sale de los huevos. Aquí no, pero en la calle te las verás conmigo, te vas a enterar!".

Los dos profesores decidieron denunciar al alumno. Solicitaron la asistencia jurídica de CCOO, que fue costeada por la Consejería de Educación. Desde hace tres años, la Junta corre con los gastos de la minuta de los abogados que elijan los profesores para defenderse de cualquier litigio. El acusado, de 18 años, tendrá que abonar la sanción con una cuota de tres euros al día durante 12 meses. Si dejara de pagar dos cuotas seguidas, ingresaría en prisión un día por cada impago, según consta en la sentencia. Además el juez ha impuesto al muchacho una orden de alejamiento que le impide acercarse al instituto y a sus profesores a menos de 300 metros durante dos años.

Ofensiva judicial. La sentencia recupera casi los mismos argumentos que los usados por una jueza de Málaga en julio, sólo que aquella vez el acusado era un alumno menor (de 17 años), que fue condenado por un delito de atentado a la autoridad (más injurias y amenazas) a un año de libertad vigilada y a pagar una indemnización de 1.682 euros al profesor agredido. El docente había reprendido al chico por fumar en el patio y éste le espetó: "Te voy a dar una hostia". Después, ya dentro del aula, el docente volvió a llamarle la atención por poner las piernas sobre la mesa y el chico sacó "una vara de metal plegable, de un metro, y tras extenderla por completo comenzó a pegarle en los brazos", delante de todos los alumnos, mientras le gritaba "capullo de mierda". Las contusiones tardaron 15 días en curársele y al maestro se le diagnosticó un "trastorno neurótico postraumático". El juez acordó un año de libertad vigilada para el menor "con contenido formativo-ocupacional, control de tóxicos y tratamiento de deshabituación". El fiscal pidió que los padres indemnizasen al profesor con 3.000 euros, pero estos se negaron. La jueza les impuso 1.682 euros de multa, un cálculo que hizo siguiendo el cómputo que se utiliza para accidentes de tráfico basándose en los días que tardó en curar el profesor y las secuelas que le quedaron.

La ofensiva judicial contra la violencia escolar parece haberse recrudecido desde que la Consejería de Educación y la Fiscalía de Andalucía firmaron un protocolo para coordinar la actuación de los ocho fiscales provinciales ante cualquier agresión o amenaza a un maestro.

CCOO recordó ayer que, dos años antes, el sindicato ya había pedido la misma iniciativa al fiscal jefe. Los jueces andaluces asumen que pegar a un maestro es atentado a la autoridad desde que lo estableció el Tribunal Supremo en una sentencia de 2008.

  • 1