Local

El juez rechaza dejar en libertad al acusado por el doble atropello mortal de Tablada

el 27 mar 2012 / 17:13 h.

TAGS:

El juez de Instrucción número 18 de Sevilla, Oscar Sáiz, ha rechazado la petición de libertad de Javier S.R., el joven de 24 años de edad que se encuentra en prisión provisional por causar presuntamente el 30 de octubre de 2011 un accidente en la avenida Juan Pablo II de la capital hispalense en el que falleció una pareja formada por dos jóvenes de 20 y 25 años, hechos por los que la Fiscalía le pide cinco años de cárcel.


En un auto, al que ha tenido acceso Europa Press, el juez instructor pone de manifiesto que "no han cambiado" los presupuestos de la prisión preventiva, comunicada y sin fianza que fue dictada en su díael juez instructor pone de manifiesto que "no han cambiado" los presupuestos de la prisión preventiva, comunicada y sin fianza que fue dictada en su día, ya que "existen delitos graves, autoría acreditada y posible sustracción a la Justicia u obstrucción a la causa", haciendo referencia también al riesgo de reiteración delictiva.

A todo ello se suma que "no se ha explicado la falta de colaboración en la investigación" de los hechos, punto en el que cita como ejemplo "la ocultación del consumo muy alto de alcohol". "Para evitar mayores dilaciones y existiendo pena de obligado cumplimiento en caso de condena probable, la estancia en prisión conjura estos peligros y otros hipotéticos", apunta.

Al hilo de ello, el juez lamenta que, en el presente caso y vistos los delitos que se imputan al acusado, "penas que aritméticamente suman ampliamente más de ocho años de prisión" se podrían quedar en un arco de año y medio a tres años de cárcel, de los que el imputado ha pasado ya cinco meses en prisión, todo ello, remarca el juez, "en una causa con dos muertos".

Asimismo, indica que la instrucción "está acabada" y la fase intermedia "se prevé muy breve", pues el fiscal ya ha presentado además su escrito de acusación, "por lo que es posible el enjuiciamiento inmediato por la preferencia de la causa con preso y su trascendencia".

LA FISCALIA Y LA ACUSACION SE OPUSIERON A LA LIBERTAD

En la comparecencia celebrada para debatir la petición de libertad del acusado, el fiscal y la acusación particular se opusieron a la misma. La defensa alegó entonces que el encartado carece "por completo" de antecedentes penales y policiales, "jamás ha tenido un tropiezo con la Ley", tiene un "fortísimo" arraigo familiar, y posee domicilio fijo y estable.

A ello se sumaba, según su defensa, que "resulta sumamente improbable que pretenda eludir la acción de la Justicia", mientras que "tampoco existe alarma social más allá de la creada por los medios de comunicación". Asimismo, "no hay riesgo de alteración de la causa", y "en el peor de los casos se enfrentaría a una pena en torno a los tres años".

De su lado, el abogado que ejerce la acusación particular, Manuel Parrilla, ha señalado en declaraciones a Europa Press que el acusado debe seguir en prisión provisional "por la gravedad de los hechos y por no existir cambio alguno respecto al día en que se decretó la prisión", abogando por que el acusado permanezca en la cárcel hasta la celebración del juicio.

La Fiscalía de Sevilla ha solicitado cinco años de cárcel y el pago de una indemnización de 256.945,16 euros para Javier S.R., quien el día 29 de octubre de 2011 se trasladó desde su domicilio en Coria del Río hasta Sevilla con unos amigos para pasar el día, habiendo tomado alcohol "en cantidad no determinada", según el escrito de acusación al que ha tenido acceso Europa Press.

En hora no concretada, volvió a su domicilio para cenar y regresó a Sevilla conduciendo un coche propiedad de su tía, tras lo que "continuó de fiesta, ingiriendo alcohol en tal cantidad que le inhabilitaban para conducir por pérdida de reflejos, atención y demás condiciones psicofísicas necesarias para mantener las habilidades imprescindibles para un manejo seguro" de un coche.

Sobre las 5,30 horas del 30 de octubre, el acusado enfiló la avenida Juan Pablo II, junto a la explanada de la Feria, para volver a su domicilio, todo ello mientras conducía "de forma despreocupada y sin la más mínima diligencia" a una velocidad de 98,25 kilómetros por hora en un tramo urbano limitado a 50 km/h, relata la Fiscalía en el escrito remitido al Juzgado de Instrucción 18.

EL ACUSADO NO FRENO

Según el fiscal, el imputado circulaba por una vía "recta, perfectamente iluminada, sin obstáculo alguno que le impida la visión ni en su trazado ni en las vías adyacentes que confluyen en ella", por lo que "necesariamente tuvo que advertir en su trayectoria la existencia de dos semáforos que le vinculaban y que cambiaban a fase roja".

Los semáforos guardaban una distancia entre ambos de 68,95 metros, prosigue el fiscal, que añade que, pese a ello, "no redujo la velocidad para detenerse, con la clara intención de sobrepasar los dos, aunque pudo apreciar la existencia de un vehículo que estaba detenido en el semáforo de la calle Costillares, para acceder a la glorieta antes descrita por su derecha, y que iniciaba la marcha al cambiar a fase verde su semáforo".

Como consecuencia de lo anterior, "y sin realizar ninguna maniobra evasiva ni frenar", el coche del acusado se empotró frontalmente contra el lateral derecho del Peugeot conducido por las víctimas, A.A.M., de 25 años, y su novia, R.M.R., de 20 años, falleciendo ambos en el acto como consecuencia del "brutal" impacto, ya que sufrieron la destrucción de centros vitales y cerebrales, así como politraumatismos craneal, torácico y abdominal.

SÍNTOMAS "PROPIOS" DE ESTAR BEBIDO

Una dotación de la Policía Local que acudió al lugar de los hechos pudo apreciar en el acusado síntomas "propios" de embriaguez, tales como "fortísima" halitosis alcohólica, ojos "muy enrojecidos y vidriosos", "gran" somnolencia e "incoherencia" en sus manifestaciones. De este modo, el imputado arrojó 2,11 gramos de alcohol etílico por litro de sangre, con lo cual cuadruplicaba lo permitido en el momento del accidente.

Por estos hechos, la Fiscalía pide para el acusado cinco años de cárcel, el pago de una multa de 4.320 euros y la prohibición de conducir vehículos a motor y ciclomotores durante diez años por un delito de conducción temeraria y dos de homicidio imprudente. Además, pide que indemnice con 99.775,96 euros a los padres del joven fallecido y con 18.141,08 a cada uno de sus hermanos menores de cinco y diez años de edad.

Asimismo, solicita que indemnice con la misma cantidad a los padres de la joven víctima del accidente y a su hermana menor de 12 años de edad. Además, pide que indemnice con 2.970 euros al dueño del Peugeot en el que circulaban las víctimas.

  • 1