lunes, 25 marzo 2019
08:59
, última actualización

Cantos dice que Sauquillo admitió la “política de regalos” en Invercaria

El exdirectivo acusa a los dos expresidentes, Pérez Sauquillo y su sucesora, Laura Gómiz, de autorizar inversiones con informes negativos El juez suspende su declaración ante nuevas pruebas que podrían incriminarle

el 17 jul 2013 / 14:21 h.

100312_fot_invercaria_portEl exdirector de Promoción de Invercaria, Cristóbal Cantos, el mismo hombre que destapó el caso de las irregularidades en la empresa de capital riesgo de la Junta, ratificó ayer ante el juez las mismas acusaciones contra sus exjefes que dieron pie a la apertura de la investigación. Cantos volvió a citar al expresidente de Invercaria, Tomás Pérez Sauquillo, y a su sucesora, Laura Gómiz –ambos imputados por malversación de fondos públicos, entre otros delitos– acusándoles de diseñar y permitir un sistema arbitrario para la concesión de ayudas millonarias a empresas, apoyándose en “informes falsos” que se cocinaban a posteriori. El ex alto cargo aseguró que Gómiz le había reconocido que Sauquillo hizo “una política de regalos” en Invercaria y que se habían realizado “inversiones con informes negativos” sobre la viabilidad de los proyectos. Desde 2005, Invercaria gestionó 62 millones de euros, apoyando económicamente 278 proyectos empresariales y creando 3.000 puestos de trabajo. El juez trata de dilucidar ahora si esas ayudas eran legales y estaban justificadas según el procedimiento. Sin embargo, el magistrado frenó en seco la declaración de Cantos cuando el abogado de Laura Gómiz, personada en la causa, dijo contar con pruebas y correos electrónicos que podrían “incriminar” al testigo, convirtiéndole en imputado. El interrogatorio se retomará en octubre, una vez que el juez y las partes conozcan las nuevas pruebas. En caso de que Cantos sea imputado, tendrá que volver a declarar acompañado de su abogado. Según la defensa de Gómiz, el ex alto cargo no sólo participó activamente en el proceso de concesión de ayudas que ahora denuncia, también defendió el sistema y a su exjefa, como demuestran los correos electrónicos que éste le envió: “(El procedimiento) es orden no sólo del departamento de Promoción, sino de la mismísima presidenta. Estas órdenes siempre valen para algo y no voy a tolerar que se cuestionen ni una vez más”, escribió Cantos a sus compañeros. Estos correos forman parte de las pruebas periciales del juicio por despido que le enfrenta a Gómiz en otro tribunal. Se desconoce si están incluídos también entre las nuevas pruebas que presentó ayer su defensa en el caso Invercaria. Las irregularidades en la empresa de capital riesgo salieron a la luz en un demoledor informe de la Cámara de Cuentas, de 2009, pero antes aparecieron en la querella criminal que Cantos interpuso contra Gómiz por despido improcedente. El exdirector de Promoción había presentado ante los juzgados una grabación en la que se escucha cómo Gómiz le pide insistentemente a su subalterno que elabore informes para justificar a posteriori las ayudas a proyectos de inversión que se habían concedido en el pasado. Cantos sí reconoció ayer que Gómiz, alguna vez, le ha reprochado “la falta de seguimiento de los proyectos”, aunque la expresidenta admitió que en Invercaria imperaba cierto favoritismo porque “se había tratado demasiado bien a algunos empresarios y se había creído demasiado los documentos que estos” le entregaron. Según la acusación, la grabación demuestra que en Invercaria se hicieron “informes pasados” con “datos falsos”. Según la defensa de Gómiz y de la Junta, lo que dice la expresidenta en la cinta se refiere a un sistema informático nuevo que venía a ordenar los archivos de ayudas anteriores, “un volcado de todos los expedientes atrasados a una base de datos informática”. Antes de que Cantos denunciara las “presiones” de su exjefa para “falsear” expedientes, éste le había enviado un correo a Gómiz alabando la herramienta informática (Trewua). “Sólo soy una pieza del engranaje. Esta herramienta es un logro tuyo. Tú la descubriste y tú decidiste encargar las modificaciones. El resto es trabajo de todos”, le dijo. Sin embargo, en la declaración de ayer, Cantos pone el ejemplo de la subvención a una empresa, Fumapa, para la que Gómiz “quiso utilizar un informe” de Cantos “que no era una propuesta de inversión”. “Era un informe sujeto a tres condiciones que si se cumplía entonces sí” se recomendaba la inversión”, dice. En la conversación entre Gómiz y su subalterno, ésta le aseguró que “no iba a echar mierda sobre el consejo de administración de Invercaria”. Luego matizó, aclarándole que se había producido “una falta de procedimiento”, pero que “ella pensaba que nadie había robado nada”.

  • 1