Local

El juicio contra el acusado del doble atropello mortal de Paseo Colón comienza este miércoles

el 22 feb 2011 / 12:31 h.

TAGS:

La abogada de la familia de una de las dos jóvenes atropelladas el  pasado día 4 de abril de 2010 en el Paseo Colón de la capital  hispalense ha presentado ante la Audiencia Provincial de Sevilla un  incidente de nulidad de las actuaciones, ya que entiende que el  Juzgado de lo Penal número 8 debe "inhibirse" en favor de la  Audiencia, que es la "competente" para enjuiciar un caso en el que  pide para el acusado 36 años de prisión por dos delitos de homicidio  por dolo eventual, uno de lesiones, tres delitos contra la seguridad  vial, y un último delito de omisión del deber de socorro.

En este sentido, la letrada de Patricia Alfaro, de 26 años de edad  y natural de Madrid, ha informado a Europa Press de que el incidente  de nulidad planteado ante la Sección Séptima de la Audiencia  Provincial es un trámite "preceptivo" y "necesario" antes de plantear  un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional (TC). Así, y en  el caso de que la Audiencia decidiera la nulidad de las actuaciones,  el juicio que comienza este miércoles "quedaría anulado y tendría que  repetirse", mientras que si rechaza esta nulidad será el TC el  encargado de decidir sobre el particular. 

No obstante, y en espera de que la Audiencia Provincial resuelva  este incidente de nulidad, el juicio contra el acusado de atropellar  mortalmente a Patricia Alfaro y a Almudena González, de 30 años y  vecina de Mairena del Aljarafe (Sevilla), comenzará este miércoles en  el Juzgado de lo Penal número 8 con la declaración tanto de Fernando  Vargas como de un total de once testigos, entre los que está citado  un hijo del presidente del Sevilla Fútbol Club que viajaba como  copiloto en el vehículo causante del atropello, quien ha presentado  un escrito alegando no poder acudir a testificar por estar estudiando  en el extranjero.

El Juzgado de lo Penal número 8 de Sevilla enjuiciará a partir de  este miércoles y hasta el viernes a Fernando Vargas, el conductor  acusado de atropellar mortalmente el pasado día 4 de abril de 2010 en  el Paseo Colón de la capital hispalense a dos jóvenes, concretamente  a Patricia Alfaro, de 26 años de edad y natural de Madrid, y a  Almudena González, de 30 años y vecina de Mairena del Aljarafe  (Sevilla), hechos por los que la Fiscalía le pide nueve años y seis  meses de cárcel y el pago de una indemnización de 96.869,86 euros,  pues entiende que condujo "de forma despreocupada, sin atender a las  señales de tráfico y a una velocidad excesiva".  

En este sentido, fuentes del caso han informado a Europa Press de  que, en la primera jornada de la vista oral, que dará comienzo a las  9,30 horas, prestarán declaración el imputado por estos hechos y un  total de once testigos, entre los que están citados la cuñada de  Patricia Alfaro, Eleonora, que en el momento de los hechos acompañaba  a las dos víctimas aunque resultó finalmente ilesa, y un hijo del  presidente del Sevilla Fútbol Club que viajaba como copiloto en el  vehículo causante del atropello.  

No obstante, las mismas fuentes han señalado que el hijo de José  María del Nido citado como testigo ya presentó un escrito ante el  propio Juzgado en el que alegaba no poder acudir al juicio por  encontrarse estudiando en el extranjero y por tener su domicilio  fuera, por lo que será este miércoles también cuando las partes  personadas se pronuncien sobre si ven necesaria o no esta testifical.  De igual modo, el jueves están citados varios agentes de la Policía  Local y de la Nacional, así como distintos peritos, mientras que el  viernes está previsto que las partes presenten sus informes finales.  

El juicio había sido fijado para el pasado día 28 de enero, pero  la juez decidió suspenderlo y fijar como nueva fecha de inicio este  miércoles. Además, la juez rechazó el recurso por el que la letrada  que representa los intereses de la familia de Patricia Alfaro  solicitaba la suspensión del juicio, ya que la abogada entendía que  el Juzgado de lo Penal debe "inhibirse" en favor de la Audiencia  Provincial, que es la "competente" para enjuiciar un caso en el que  pide para el acusado 36 años de prisión por dos delitos de homicidio  por dolo eventual, uno de lesiones, tres delitos contra la seguridad  vial, y un último delito de omisión del deber de socorro.

OMISION DEL DEBER DE SOCORRO

La Fiscalía pedirá para el procesado cinco años de prisión por los  dos delitos de homicidio imprudente en concurso con un delito contra  la seguridad vial por conducción temeraria; cuatro años de cárcel por  un delito de omisión del deber de socorro, y seis meses de prisión  por un delito contra la seguridad vial derivado de conducir sin tener  en vigor el permiso de conducir, mientras que solicita la absolución  por un delito de hurto uso de vehículo a motor.  

En su escrito de acusación, consultado por Europa Press, el fiscal  relata que sobre las 18,00 horas del día 3 de abril, y estando en  Cazalla de la Sierra, el acusado "se apoderó" de las llaves del coche  de su madre, "que le tenía expresamente prohibido conducir debido a  las numerosas infracciones cometidas por el acusado y que habían dado  lugar a la pérdida de vigencia del permiso de conducir, siendo  perfectamente conocida por el imputado esta circunstancia".  

En estas condiciones, añade la Fiscalía, el acusado se dirigió con  el coche hacia la capital hispalense, donde había quedado con unos  amigos para ir a ver un partido de fútbol al estadio del Sevilla  Fútbol Club, señalando que, "previamente y durante el partido, había  ingerido una cantidad indeterminada de alcohol que le mermaban los  reflejos y capacidades necesarios para conducir".  

BAJO LA INFLUENCIA DE BEBIDAS ALCOHOLICAS

Agrega que, una vez finalizado el partido "y encontrándose  claramente bajo la influencia de bebidas alcohólicas, condujo desde  el estadio en dirección a la estación de Plaza de Armas, haciéndolo  de forma despreocupada, sin atender a las señales de tráfico y a una  velocidad excesiva atendidas las circunstancias del tráfico, pues al  ser Semana Santa había una gran cantidad de peatones deambulando por  la zona". "Pese a todo esto y consciente de que no podría reaccionar  de forma adecuada si se planteara alguna incidencia, no adoptó  ninguna medida de preocupación", apostilla.

El fiscal añade que, sobre las 00,40 horas y cuando se acercaba  por el Paseo Colón a las inmediaciones de la Torre del Oro circulando  por el carril central, el acusado "observó que el semáforo más  próximo se encontraba en ámbar, por lo que lejos de aminorar la  velocidad para detenerse en él, aumentó considerablemente la misma  rebasando al vehículo que le precedía por la derecha para evitar  parar", al tiempo que indica que el procesado, "que no pretendía  parar en ningún semáforo, siguió circulando y acelerando para pasar  el siguiente, que se encuentra en rojo, y continúa su marcha sin  disminuir la velocidad para rebasar" el otro semáforo, también en  rojo, ubicado poco antes de la Torre del Oro.

Tras señalar que entre el ámbar del primer semáforo y el rojo del  tercero "sólo transcurren tres segundos", por lo que el imputado  "debía circular a una velocidad próxima a los 108 kilómetros por  hora", el fiscal agrega que "como quiera que, además de estar  notablemente influenciado por el alcohol, sólo pensaba en rebasar los  tres semáforos antes de que se le cruzara algún vehículo, no se  percata de que por el paso de cebra de la Torre del Oro están  cruzando tres mujeres".  

OMISION DEL DEBER DE SOCORRO


En ese momento, dos de ellas "reciben un golpe brutal del coche  del acusado, que lanza a Patricia Alfaro a 25,38 metros y a Almudena  González a 29,38 metros del lugar del impacto, salvando la vida" la  tercera de las peatones, y asegura que, "a pesar de que la vía es  ancha, recta, diáfana y con absoluta visibilidad, el acusado no  realizó ninguna maniobra evasiva ni frenó para evitar el atropello,  sino que después del tremendo golpe continuó circulando pese a que  tenía el cristal delantero cuarteado en la zona del conductor,  haciendo imposible ver la calzada". Añade que el acusado dio en la  prueba de alcoholemia un resultado positivo de 0,51 gramos por litro.  

Las acusaciones particulares que ejercen las familias de Patricia  Alfaro y Almudena González piden para el procesado 36 años y 12 años  y seis meses de cárcel, respectivamente.  

  • 1