Cultura

El Juli cuaja una faena rotunta en Almería

El Juli cuajó ayer una gran tarde en la sexta de la Feria de la Virgen del Mar en Almería, cortando tres orejas y realizando lo más rotundo de todo el ciclo en dos faenas donde hubo capacidad, mucha disposición, variedad, frescura y capacidad.

el 16 sep 2009 / 07:50 h.

El Juli cuajó ayer una gran tarde en la sexta de la Feria de la Virgen del Mar en Almería, cortando tres orejas y realizando lo más rotundo de todo el ciclo en dos faenas donde hubo capacidad, mucha disposición, variedad, frescura y capacidad, que fueron los pilares de su tarde, según se informa desde el portal especializado www.burladero.com.

El madrileño dio una lección de capacidad, inteligencia y temple, midiendo muy bien los tiempos y cuajando a su primer toro pese a no poderlo crujir por abajo. Lo recibió muy bien de capa, abriendo el compás, cargando la suerte y rematando en los medios. También por la derecha dejó Juli muy buenas series para terminar ligando circulares rematados con un gran cambio de mano. Lo mató de una buena estocada que rodó al toro sin puntilla. Se le concedió una oreja, aunque el público pedía dos.

Con el quinto sí llegó el premio mayor, volviendo El Juli a torear bien a la verónica, aunque más firme y conjuntando en un quite donde mezcló chicuelinas con tafalleras. La faena la realizó Julián ante un toro con movilidad pero que miró siempre a tablas y que fue bien tapado y gestionado por El Juli . Al natural, lo condujo al principio más por fuera antes de que el toro buscara irremediablemente las tablas. Mató de media estocada arriba que tiró al toro sin puntilla.

Luis Francisco Esplá, que sustituía a El Fundi, sorteó un toro noble en los primeros tercios y el alicantino anduvo con ganas tanto con la capa como con los palos. El toro, flojito, no pudo desarrollar esa noble condición en el último tercio y Esplá anduvo aseado y variado tratando de animar la faena pese a la debilidad del astado salmantino.

El cuarto, que derribó de fea manera al veterano picador Aurelio García, fue un toro rajado con el que Esplá anduvo pinturero al comienzo de faena. Al entrar a matar, Esplá se se quejó visiblemente de la mano izquierda paseando la oreja, después se confirmó la luxación de un dedo.

Castella lidió con un tercero manso, que se cruzó en los capotazos inciales y que quedó crudo a conciencia en el peto. La faena de muleta no tuvo la conjunción deseable. Con el sexto, un toro serio y ofensivo, salió decidido Sebastián con el capote aunque con la muleta pechó con un toro de embestida deslucida que contagió a Castella en una faena de apenas relieve.

  • 1