jueves, 17 enero 2019
01:21
, última actualización
Toros

El Juli y Roberto Domínguez ponen fin a una relación de once años de apoderamiento

La decisión, meditada desde hace tiempo y tomada por ambas partes, se llevará a cabo cuando finalice la temporada 2014.

el 27 jul 2014 / 00:01 h.

TAGS:

Juli_DOminguez La noticia se confirmaba en la mañana de ayer a través de un escueto comunicado enviado por el gabinete de prensa del diestro madrileño: «Tras once años de una fructífera vinculación profesional, Julian López El Juli y Roberto Domínguez han acordado poner fin a su relación de apoderamiento. La decisión, meditada desde hace tiempo y tomada por ambas partes, se llevará a cabo cuando finalice la temporada 2014».

Ni una palabra más en una breve misiva que esconde algunos datos infrecuentes que certificarían la marejada en la que está navegando la extraña temporada 2014. Lo más llamativo es que el documento se emita en pleno mes de julio, en la yema de la temporada, y no se haya esperado –con la cortesía habitual en estos casos– al mes de octubre para oficializar una ruptura que podría estar relacionada con los nuevos planteamientos de la carrera de El Juli. El diestro madrileño sonó como una de las cabezas de esa rebelión invernal que condenaba a la Maestranza mientras siguiera regida por la empresa Pagés. El pronunciamiento, que incluía a los diestros Morante de la Puebla, José María Manzanares, Miguel Ángel Perera y Alejandro Talavante, modificó el comienzo de una temporada que ha estado y sigue estando plagada de tensiones entre bastidores.

El propio Juli quiso abrir un tiempo nuevo en su carrera anunciando el calendario cerrado de sus actuaciones en una gala sin precedentes celebrada en el Círculo de Bellas Artes de Madrid. Pero esta agenda de acontecimientos premeditados no ha respondido al guión marcado y, posiblemente, tocó fondo en dos de los eventos que se habían publicitado como un gesto torista:la malograda corrida de Miura en Nimes y la de La Quinta en Mont de Marsan, en la que el torero estuvo muy lejos de sí mismo.

La ruptura con Roberto Domínguez podría certificar los malos vientos que soplan en la trastienda del toreo. La resolución del conflicto de Sevilla; la normalización de las relaciones de los toreros y las empresas y el equilibrio de la balanza del poder siguen siendo las asignaturas pendientes.

  • 1