lunes, 18 marzo 2019
22:14
, última actualización
Local

“El Juncal tiene un serio problema de ascensores en los pisos”

Manolo Peña Callejas, presidente de la asociación de vecions Barrios del Juncal.

el 18 ago 2013 / 23:00 h.

Manolo Peña, presidente vecinal de la asociación Barrios del Juncal. Manolo Peña, presidente vecinal de la asociación Barrios del Juncal. Tiene 62 años y acaba de terminar la carrera de Graduado en Derecho. En el portátil de Manolo Peña Callejas se unen derechos y obligaciones. Formación y reivindicación. Es lo que tiene ser universitario y presidente vecinal, en concreto, de Barrios del Juncal. Antes de comenzar la entrevista muestra orgulloso un trofeo de la asociación:“Somos campeones de petanca y subcampeones de dominó del Distrito Sur. Este año vamos a participar otra vez”, aclara con el entusiasmo propio de un entrenador de fútbol. –A las puertas de comenzar un nuevo curso, ¿qué hoja de ruta tiene trazada la entidad? –El primer acto será el 14 de septiembre con la presentación de los talleres socioculturales. Este año aumenta la oferta y se incorporan tres nuevas modalidades: idiomas que se amplía, risoterapia y coaching. Pese a la crisis, tenemos más que el año pasado. Es algo generalizado, pues a nivel del distrito [Sur] se va a ofrecer casi un centenar de talleres. –En el listado de tareas figurará alguna reivindicación... –La barriada presenta los problemas de otras tantas construidas en los años 60: envejecimiento progresivo de la población, y por consiguiente problemas de movilidad ante la falta de ascensores en los bloques de pisos, sobre todo en los de cuatro plantas. Así, los terceros y cuartos se están destinando últimamente al alquiler de universitarios. No sé si instalar un ascensor requiere un gasto tremendo, pero si sé que cuando había dinero no lo han puesto las administraciones, y ahora, menos. –El Ayuntamiento ha anunciado arreglos en algunos barrios para el otoño, ¿se os ha comunicado alguno para este barrio? –Hasta la fecha no, pero vamos aquí está bastante claro lo que hay que intervenir. Sería el arreglo de la calle Alhambra, donde hay losas sueltas, otras levantadas por las raíces de los árboles y ramas caídas que tardan en recoger. Sería necesario que se actuase aunque fuera de manera provisional para evitar la caída de un vecino. Pero hay más. La prolongación de la misma calle Alhambra necesita de una reurbanización. Nunca se ha tocado y carece de asfalto, acerado e iluminación. La hierba crece por todos lados y no se retira bien. Ello dificulta el paso de quienes van al nuevo centro de salud. Hace unas semanas hemos presentado estas y otras reivindicaciones al PSOE y este lunes [por hoy] lo haremos por escrito al distrito. –Habéis denunciado en varias ocasiones el abandono del solar que hay junto al ambulatorio, ¿alguna novedad? –Sigue baldío, sin uso después de 25 años. El Gobierno de Zapatero lo entregó a la Junta de Andalucía en concepto de deuda histórica. Es el único solar en estas condiciones en la capital. Estos 30.000 metros cuadrados han pasado de mano en mano:primero, de la Confederación Hidrográfica del Guadalquivir (CHG); luego, de Patrimonio del Estado, y, ahora, pertenece a Patrimonio de la Junta. Insistimos en que no se limpia como es debido. Las ramas de los arbustos son tan grandes que ya rebosan por la tapia y ocupan la vía. Lleva tres años sin limpiarse, incluso después de que lo hemos solicitado por escrito a la Junta. Genera muchos problemas, sobre todo en primavera, con la alergia. –¿Qué proyecto hay para el solar? ¿Qué propone el barrio? –El PGOU de 2006 proyectaba la construcción de viviendas de renta libre, otras tantas de VPO, y una parcela de 3.000 metros cuadrados para Suelo de Interés Público y Social (SIPS). Nosotros queremos que en este suelo público vaya un centro cívico para el barrio, que no tiene. Nuestros mayores tienen que ir a Ciudad Jardín a jugar al dominó. –El Ayuntamiento anunció una inversión de 48 millones para el mantenimiento de zonas verdes de la ciudad... –Pues aquí la poda brilla por su ausencia. No han podado en tiempo ni en forma. En el próximo pleno del distrito voy a pedir una moción para que no se siembren más árboles hasta que no esté garantizada la poda. No se puede consentir podar cada cuatro años. No es una cuestión medioambiental, que también, sino de seguridad ciudadana, pues se han caído muchos árboles y cualquier día va a haber una desgracia.   –La Ronda del Tamarguillo está muy presente en la vida del barrio, ¿en qué os afecta? –Ahora mismo tenemos un problema en este punto. A diario los vecinos de la prolongación de la calle Alhambra tienen que dar una vuelta para atravesar al otro lado de la carretera. Su cruce es imprescindible para tomar el autobús de Tussam (línea 2), incorporarse al carril bici, disfrutar de la zona de juegos infantiles del bulevar o simplemente ir de compras al centro comercial Alcampo. Está previsto que se haga en un futuro, pero los vecinos apremiamos al Ayuntamiento para que se habilite “cuanto antes” un paso semafórico en este punto. –¿Echa de menos los presupuestos participativos? –Echo en falta su lado positivo, por lo que suponía poner sobre la mesa los verdaderos problemas de los vecinos. Ahora mismo a los sevillanos les corre más prisa el bache de una calle y que poner en marcha proyectos atrasados. Los políticos no pueden caer en la demagogia ni en las peleas intestinales que no van a ninguna parte. Zoido dijo una cosa en los barrios y está haciendo otra. Además, los distritos no están gastando su propio dinero, sino que se presta en función de la urgencia y eso no debe ser así. Lo recaudado en una zona debe repercutir allí.

  • 1