Local

El jurado considera culpable al acusado de matar a un hombre con un destornillador en el Pumarejo

El jurado ha hecho pública su decisión, estimando que el imputado es culpable de un delito de asesinato, aunque considera que sus facultades mentales estaban "levemente" afectadas el día de los hechos por su adicción a la droga.

el 26 mar 2010 / 13:53 h.

TAGS:

Un jurado popular ha declarado hoy culpable de un delito de asesinato a Juan Luis G.G., el acusado de acabar con la vida de un varón de 44 años -José V.M.- en la plaza del Pumarejo de Sevilla clavándole un destornillador a modo de arma blanca, según informaron a Europa Press fuentes del caso.

En este sentido, las fuentes indicaron que, tras recibir el objeto del veredicto en el día de ayer, ha sido en la mañana de hoy viernes cuando el jurado ha hecho pública su decisión, estimando que el imputado es culpable de un delito de asesinato, aunque considera que sus facultades mentales estaban "levemente" afectadas el día de los hechos por su adicción a la droga.

Finalmente, tanto la Fiscalía como la acusación particular han estimado este último aspecto como atenuante, solicitando de este modo para el encartado 17 años y seis meses de prisión por un delito de asesinato, petición a la que el Ministerio Público añade el pago de 100.000 euros en concepto de indemnización.

Durante la primera sesión de la vista oral, celebrada el pasado lunes en la Audiencia Provincial, el acusado negó los hechos --"*cómo iba yo a hacerle eso a un amigo mío desde pequeño?"-- y aseguró que fue un ciudadano extranjero el que agredió a la víctima, precisando que la noche de los hechos escuchó cómo la víctima discutía con este extranjero "por cosas de droga". "La discusión comenzó de palabra y terminó en pelea", indicó.

Tras precisar que constató "por el acento" que la persona que acompañaba a José era extranjera, el encartado aseguró que, cuando vio la pelea y observó que el presunto agresor "llevaba algo" en la mano, "se metió por medio", cogiendo el destornillador del suelo y entregándoselo a los agentes policiales que llegaron al lugar de los hechos, e incluso "ayudó a meter a la víctima en la ambulancia".

De igual modo, aseveró que la noche del crimen "estaba en sus cabales" y no había consumido sustancias estupefacientes, a pesar de que ha consumido droga durante 32 años de su vida, y señaló que, actualmente, está siendo sometido a tratamiento psiquiátrico y recibiendo medicación.

LOS HECHOS

Por otro lado, dos testigos --una pareja que el día de los hechos pasaba por el lugar-- identificaron "sin ningún género de duda" al acusado como la persona que esa noche acabó con la vida de José, que "únicamente se limitaba a retroceder y a intentar esquivar los golpes" del encartado, del que destacaron "su cara de odio y de querer hacer daño".

Según relata el Ministerio Público en su escrito de acusación, consultado por Europa Press, los hechos tuvieron lugar sobre las 21,30 horas del día 23 de diciembre de 2008, cuando el encartado, por motivos que se desconocen, inició una discusión verbal con la víctima en la plaza del Pumarejo, "lanzándole varios puñetazos y patadas" que J.V.M. "se limitó a tratar de esquivar anteponiendo sus manos y retrocediendo".

En este sentido, señala que, en un momento dado, "de forma absolutamente sorpresiva y novedosa para la manera en que la pelea se había iniciado y se estaba desarrollando", el acusado "se sacó un destornillador que escondía entre sus ropas y, con la intención de acabar con la vida de la víctima, le lanzó una primera puñalada a la altura del cuello para, acto seguido y tras propinarle una fuerte patada en los testículos, asestarle una segunda puñalada en la misma zona".

Así, el fiscal indica que, a consecuencia de las heridas que ambas puñaladas le provocaron, "mortales de necesidad", J.V.M. cayó inconsciente al suelo, donde el imputado "le dio multitud de patadas en la cabeza y en el abdomen, y también le pisó el cuello en repetidas ocasiones", siendo detenido poco después por la Policía en la calle San Luis.

  • 1