Local

El juzgado del caso Mari Luz nuevamente vuelve a estar en entredicho

Un nuevo asunto vuelve a poner en tela de juicio la labor del Juzgado de lo Penal número 1. Si hace unos meses era por el polémico caso Mari Luz, hoy lo es por un posible delito de infidelidad en la custodia de documentos y falseamiento de los mismos. El fiscal investiga a un funcionario como posible autor del delito.

el 16 sep 2009 / 06:29 h.

TAGS:

Un nuevo asunto vuelve a poner en tela de juicio la labor del Juzgado de lo Penal número 1. Si hace unos meses era por el polémico caso Mari Luz, hoy lo es por un posible delito de infidelidad en la custodia de documentos y falseamiento de los mismos. El fiscal investiga a un funcionario como posible autor del delito.

Desde el polémico Caso Mari Luz, nada ha vuelto a ser lo mismo en el Juzgado de lo Penal número 1. Casi un mes después de que la secretaria de Rafael Tirado, Juana Gálvez, fuera cesada en su cargo y que pareciera que se normalizara la situación, salta otra vez la voz de alarma. En esta ocasión por un posible delito de infidelidad en la custodia de documentos y falsedad documental supuestamente cometido por uno de los funcionarios del juzgado.

Fuentes judiciales explicaron a Europa Press que ha sido la Fiscalía de Sevilla la primera en denunciar estos hechos que ya está investigando el Juzgado de Instrucción número 13 de Sevilla.

Para la Consejería de Justicia y Administración Pública se trata de "un hecho aislado no representativo de la profesionalidad del cuerpo de funcionarios de Justicia", pero lo cierto es que en el juzgado objeto de la investigación ya han habido más de una polémica. Por ello, no es de extrañar que sus funcionarios hayan solicitado el traslado a otro juzgado, al igual que lo hiciera en su momento el propio juez Rafael Tirado. En breve, sólo quedarán en el Penal número 1, trabajadores interinos.

A pesar de no considerar este hecho como lo habitual, la Consejería de Justicia se encuentra en un arduo proceso para recabar toda la información necesaria que le permita esclarecer los hechos, prestando asimismo la colaboración que pueda ser demandada por el juzgado que está instruyendo el caso.

Es más, fuentes de dicha consejería han confirmado que si finalmente se demuestra que el funcionario en cuestión ha incurrido en algún tipo de irregularidad, "se actuará con toda la contundencia que le sea posible y se pondrán las medidas necesarias para evitar nuevos incidentes". Todo sea por que a este juzgado no le sacudan más escándalos.

Ahora toca esperar el resultados de las investigaciones ante las que el juez ha decretado el secreto de sumario. De momento, el funcionario investigado, sigue en su puesto de trabajo.

  • 1