Local

El Juzgado Penitenciario acumula ya igual número de casos que en todo 2008

Ya lo venían advirtiendo desde el propio Juzgado de Vigilancia Penitenciaria. El colapso les ha desbordado y ya hay presos que no han podido disfrutar de permisos especiales como los que se dan para ir a un entierro. De hecho, las salidas de prisión siguen siendo su principal queja.

el 16 sep 2009 / 04:35 h.

TAGS:

Ya lo venían advirtiendo desde el propio Juzgado de Vigilancia Penitenciaria. El colapso les ha desbordado y ya hay presos que no han podido disfrutar de permisos especiales como los que se dan para ir a un entierro. De hecho, las salidas de prisión siguen siendo su principal queja.

Su volumen de trabajo supera en un 200% lo deseable para un juzgado de Vigilancia Penitenciaria, como consecuencia de la apertura del centro penitenciario de Morón. Las consecuencias de la saturación la sufren aquellos presos que solicitan sus permisos reglamentarios, hasta el punto que aquéllos que se deben aprobar de forma urgente no llegan a tiempo.

"Hemos tenido conocimiento de casos en los que el preso no ha podido ir al entierro de un familiar", explica José Castilla, el letrado responsable del Servicio de Orientación y Asistencia Jurídica Penitenciaria del Colegio de Abogados de Sevilla (SOAJP). Recientemente, la jueza de Vigilancia Penitenciaria, Carmen Ruiz Mesa, advertía del retraso en la autorización de los permisos, lo que ya "se está notando", dice Castilla, en especial en los que se piden "casi sobre la marcha, por una urgencia como un entierro". Además, está obligando a que los internos reclamen sus permisos con más antelación "si quieren disfrutarlos en la fecha que piden".

De hecho, una de las quejas más repetidas por los presos sevillanos sigue siendo la de los permisos, que copan casi la mitad de las 2.193 consultas que atendió el SOAJP durante 2008. La mayoría de ellas, según la memoria del servicio, se deben a que los internos reclaman información sobre los requisitos que deben cumplir para poder solicitarlos o bien para recurrir su denegación.

A la información sobre los permisos le siguen las consultas sobre la clasificación penitenciaria, en especial, la de que aquellos que reclaman porque les mantienen en segundo grado (el más habitual), denegándoles el tercero, que supone que sólo tienen que pernoctar en prisión.

En cuanto a las quejas, las más habituales hacen referencia a los traslados de centro penitenciario. En los últimos años son las que más se han incrementado como consecuencia de las reformas penales y penitenciarias que han provocado un aumento de la población reclusa.

Como consecuencia, el Servicio de Orientación y Asistencia Jurídica Penitenciaria recuerda que se está "vulnerando el derecho de todo penado a cumplir la pena en el centro penitenciario cercano a su lugar de residencia y el incumplimiento del derecho a celdas individuales".

En segundo lugar, la asistencia sanitaria continúa provocando muchas reclamaciones por parte de los internos por dos motivos: por la no excarcelación para acudir a las citas con los médicos especialistas y por la falta de asistencia psiquiátrica.

De hecho, el servicio efectuó por estas cuestiones dos quejas ante el Juzgado de Vigilancia Penitenciaria, además de las individuales de cada preso, "admitiendo" la relativa a la no excarcelación para acudir a las citas médicas, lo que, según la memoria, "mejoró algo la situación" al principio, aunque en la actualidad "continúan perdiéndose infinidad de citas".

En cuanto a la atención psiquiátrica el SOAJP entiende que "un psiquiatra semanal por cada 1.800 personas, con elevado índice de trastornos", es "insuficiente".

Por centros, sigue siendo la prisión de Sevilla la que presenta un mayor número de quejas y consultas con 1.989 de las 2.193 que se han registrado. En la cárcel de mujeres las consultas han crecido casi un 50% con respecto al año pasado, pasando a tener una consulta por interna, con 165.

  • 1