Deportes

El K-4 femenino se clasifica para la final con autoridad

El K-4 de Beatriz Manchón, Jana Smidakova, Sonia Molanes y Teresa Portela realizó una ilusionante regata con la que obtuvo el pase a la final al ganar con autoridad la semifinal de 500. La embarcación española ha ofrecido una imagen muy mejorada respecto a la que mostraron en su estreno en la competición hace dos días. Se impusieron con autoridad y dejaron apuntes para la esperanza.

el 15 sep 2009 / 10:15 h.

Carmen Menéndez

El K-4 de Beatriz Manchón, Jana Smidakova, Sonia Molanes y Teresa Portela realizó una ilusionante regata con la que obtuvo el pase a la final al ganar con autoridad la semifinal de 500.

La embarcación española ha ofrecido una imagen muy mejorada respecto a la que mostraron en su estreno en la competición hace dos días. Se impusieron con autoridad y dejaron apuntes para la esperanza.

Las españolas ganaron con la paradoja que les proporcionó un triunfo buscado ni siquiera a medias. Una buena salida las colocó en cabeza de una semifinal en la que sólo otras tres embarcaciones -canadienses, italianas y japonesas- las acompañaban.

Con una ventaja de media piragüa sobre las perseguidoras, las españolas superaron la mitad de carrera, y enfilaron la meta con Manchón, la marca -primer tripulante de la embarcación- del K-4 español 'casi' intentando frenar para asegurarse remar en la calle uno, buscando las mejores condiciones de la influencia del viento.

Aprovechando la visión sobre la posición en la que venían las rivales, que le facilitaba ostentar el liderazgo de la carrera, la sevillana intentó que la embarcación española entrara segunda, entre las tres primeras que lograban el pase a final. Finalmente y contra su voluntad, tuvo que ganar. La fuerza que había adquirido el barco español resultó incontenible.

"A por el oro" . Las palistas españolas declararon que saldrán a "por el oro, para perder la plata y ganar el bronce".

Bromearon al comentar cómo mientras Manchón intentaba reducir ritmo, buscando la segunda plaza y no la primera, el resto mantenían la potencia de paleo.

La andaluza Beatriz Manchón indicó que, lejos de lo que ocurre, en situación normal, en la que los palistas quieren "subir" -incrementar el ritmo-, en esta ocasión, ella pretendía "no sólo no subir, sino casi bajar".

  • 1