Local

El kamikaze de Larios quería "hacer daño"

Declara que sabía que estaba mal pero sentía rabia

el 24 may 2010 / 21:14 h.

TAGS:

El ex guardia civil declaró ayer en la primera sesión del juicio en la Audiencia de Málaga.

El guardia civil retirado que atropelló a varias personas con su vehículo al irrumpir en la calle peatonal Marqués de Larios de Málaga en agosto de 2008 declaró ayer en el juicio que tenía intención de matarse él y quería hacer daño antes porque a él se lo habían hecho.

El procesado relató que "tenía mucha rabia" y que sabía que estaba mal lo que hacía, pero que "era una combinación de saber que estaba mal y a la vez me sentía libre". El fiscal considera probado que A.B.M., de 42 años, "a sabiendas de que se trataba de una calle peatonal" y tras observar que había mucha gente quiso "atropellar sorpresivamente a todas aquellas que no pudieran huir" por lo que le pide 40 años de prisión por cinco delitos de asesinato en grado de tentativa.

La calificación inicial del ministerio público señala que el acusado padece una alteración de la personalidad que se aplicó como eximente en una sentencia previa por un delito de lesiones, pero indica que dicho trastorno "carece de relevancia penal" en los hechos ahora enjuiciados porque no aprecia que modifiquen su responsabilidad.

La intención de la Fiscalía especializada en Seguridad Vial es abrir en el juicio oral el debate sobre su imputabilidad o no, a través de los informes periciales y analizar el grado de peligrosidad del individuo para determinar la medida a tomar en su caso. No obstante, el escrito añade que en esa sentencia previa se hacía hincapié en la necesidad de llevar un tratamiento médico continuado para evitar la repetición de hechos "sin embargo el acusado, sabedor de su enfermedad y de la necesidad de la medicación, la abandonó en septiembre de 2006", ocultándolo al médico, lo que para el fiscal "pone de manifiesto su peligrosidad".

Sobre el abandono del tratamiento, el acusado declaró que se "encontraba bien y estaba incluso estudiando en una academia". Añadió que su intención "no era provocar la muerte, sólo golpear" y, a preguntas de si sabía que al atropellar podía matar, afirmó que sí, "pero los golpes no eran muy fuertes" ya que iba a menos de 80 kilómetros por hora.
También declararon siete psiquiatras que han coincidido en que fue responsable de sus actos a pesar de los trastornos mentales. Uno de ellos precisó que "percibe la realidad de una forma distorsionada" y necesita ser internado y recibir tratamiento.

  • 1