Economía

El ladrillo destruirá 250.000 puestos de trabajo en dos años

El frenazo del ladrillo no sólo redundará en la actividad de las entidades que financian las hipotecas, en las empresas que se dedican a su promoción, ni en las constructoras. Uno de los efectos más demoledores del parón lo pronostica el BBVA: la destrucción de hasta 250.000 empleos en los próximos 2 años.

el 14 sep 2009 / 21:45 h.

El frenazo del ladrillo no sólo redundará en la actividad de las entidades que financian las hipotecas, en las empresas que se dedican a su promoción, ni en las constructoras. Uno de los efectos más demoledores del parón lo pronostica el BBVA: la destrucción de hasta 250.000 empleos en los próximos dos años.

El último informe del servicio de estudios del BBVA sobre el sector inmobiliario augura que durante 2008 y 2009 se destruirán hasta 250.000 empleos en el sector de la construcción por la ralentización de la edificación de viviendas, que sólo en el año que pronto arrancará caerá el 3,5%.

No obstante, la pérdida de puestos de trabajo en el ladrillo no se producirá de forma brusca, ya que durante 2008 todavía estarán en construcción una parte de las viviendas iniciadas en los dos últimos años. Al contrario de lo que ocurre en EEUU o en Irlanda, donde casi todas las viviendas son unifamiliares y el descenso de la actividad se traslada instantáneamente, en España el efecto puede tardar hasta dos años debido a que la mayoría de inmuebles son edificios en altura.

El economista jefe del servicio de estudios del BBVA, José Luis Escrivá, detalló que la caída de la edificación residencial supondrá la destrucción de 90.000 puestos de trabajo en 2008, cifra que podría alcanzar los 160.000 en 2009, hasta sumar los 250.000 puestos afectados.

Escrivá señaló que el buen funcionamiento de otros sectores como el de servicios compensará la desaparición de puestos de trabajo que se producirá en la construcción el año que viene.

No obstante, las previsiones del BBVA apuntan hacia una ralentización del crecimiento del empleo total, que al cierre de este año supondrá 631.000 nuevos puestos de trabajo -de los que la construcción aportará 162.000-, mientras que en 2008 se situará en 289.000.

El informe señala que el ajuste gradual de la oferta a una menor demanda traerá consigo el próximo año una caída de la actividad promotora residencial del 3,5%, después de cerrar 2007 con un crecimiento previsto en torno al 3%. Esa ralentización prevista se traducirá en una menor petición de licencias para nuevas edificaciones que, según los cálculos del BBVA, serán de 675.000 visados en 2007 y menos de 500.000 en 2008.

Frente al enfriamiento del mercado residencial, el estudio destaca el papel que jugarán las administraciones públicas que incrementarán el próximo año el presupuesto destinado tanto a obra civil como a vivienda protegida.

Con respecto al entorno financiero, más restrictivo desde la crisis de las hipotecas de alto riesgo en Estados Unidos, el estudio prevé que el próximo año los créditos concedidos a las promotoras de vivienda crezcan un 10 por ciento, frente al 35 por ciento de 2007 y al 50 por ciento de 2006.

En este sentido, Escrivá apuntó que las propias promotoras presentarán menos proyectos a las entidades financieras como consecuencia de la caída de la actividad.

También descenderá el crédito concedido a particulares para la adquisición de vivienda, hacia tasas "coherentes" con el ajuste esperado en el mercado residencial.

En 2008 se volverá a niveles próximos a los registrados en 2003, con un total de 90.000 millones de euros en crédito a hogares para la adquisición de vivienda, frente a los más de 150.000 millones con los que cerrará 2007.

  • 1